Pedro Sánchez (i), junto al presidente de Francia, Emmanuel Macron.
Pedro Sánchez (i), junto al presidente de Francia, Emmanuel Macron. / efe
Publicidad

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, propuso ayer poner en marcha centros “cerrados” de migrantes en la Unión Europea desde donde se gestione la situación de cada uno de ellos y se reparta entre los países del bloque comunitario a los que tienen derecho al asilo y se devuelva a los que no se ha concedido protección internacional a sus países de origen.

“Consiste en el principio simple de desembarco en el puerto más seguro y más próximo y que, una vez desembarcados en suelo europeo, somos favorables a poner en marcha centros cerrados conforme a Naciones Unidas y financiados con fondos europeos”, explicó Macron en una rueda de prensa en el Elíseo tras reunirse con el presidente del Gobierno Pedro Sánchez.

Esta propuesta recibió el respaldo de Sánchez: “Apoyamos por supuesto, como no puede ser de otra manera, la propuesta que hacemos conjunta Francia y España a Italia para poder resolver la cuestión del buque que ahora mismo está en la costa italiana”, aseguró, en referencia al barco ‘Lifeline’.

Se trata, afirmó el francés, de una idea “diferente pero complementaria” a la iniciativa de crear centros de migrantes fuera del bloque comunitario planteada por el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk y que consta en el borrador de conclusiones de la cumbre de líderes europeos del próximo jueves y viernes.

Macron detalló además que en estos centros se estudiará de forma “rápida” cada situación personal para determinar si tienen derecho a asilo. Así, apeló a la “solidaridad europea” para que “cada país acoja de una manera organizada” a aquellas personas que tienen derecho a protección internacional.

En este sentido, el presidente francés se mostró “favorable” a poner en marcha un mecanismo para sancionar a aquellos Estados miembros que se nieguen a aceptar refugiados. “No podemos tener países que se benefician masivamente de la solidaridad de la Unión Europea y que reivindican masivamente el egoísmo nacional en temas migratorios”, señaló.

La propuesta de Macron y Sánchez llega un día antes de que 16 países de la UE se reúnan hoy en Bruselas de manera informal, convocados por el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, en plena crisis política por el desafío migratorio, que ha tensado incluso las relaciones internas del Gobierno alemán de Angela Merkel.

El objetivo de esta ‘mini cumbre’ es acercar la postura de los países participantes de cara a la reforma del sistema europeo de asilo escasos días antes de la cumbre a Veintiocho en la que esperan llegar a un acuerdo sobre este asunto.

Cooperación

En este contexto, tanto Macron como Sánchez abogaron por reforzar el apoyo y la cooperación con los países de origen y tránsito de migrantes, fortalecer la protección de fronteras externas de la UE a través de Frontex y “reorganizar” la cogida de asilados en el bloque comunitario, en palabras del francés.

“Coincido en que la política migratoria tiene que ser común, coincido en que la política migratoria tiene que basarse en la solidaridad, la responsabilidad y el respeto a los derechos humanos de seres humanos que desgraciadamente tienen que huir y salir de sus países en busca de un futuro común, Y sin duda alguna tenemos que reforzar la cooperación bilateral con los países de origen y tránsito”, manifestó Sánchez.

El presidente español defendió que este diálogo con los países de origen y tránsito es “inevitable”, al tiempo que aseguró que la posición que mantendrá el Gobierno con respecto a esta cuestión es la de “dar una perspectiva europea a una realidad europea”.

En este contexto, Macron alabó el ejemplo de España, que hace años se enfrentó a una “verdadera crisis migratoria” y adoptó un enfoque “muy pragmático” ante ella para finalmente “arreglar el problema”.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir