El Gobierno, pese al conflicto, asegura que su obligación es preservar los derechos de las madres biológicas.
El Gobierno, pese al conflicto, asegura que su obligación es preservar los derechos de las madres biológicas. / EFE
Publicidad

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación tratará de buscar “la mejor solución posible” para las familias españolas que se encuentran en Ucrania para tener bebés por gestación subrogada —una práctica ilegal en España pero no en Ucrania—, después de que el Ministerio de Justicia anulara la posibilidad de registrar esos bebés en España presentando una prueba de ADN.

Según informa Exteriores, la Embajada de España en Kiev está realizando gestiones con las autoridades ucranianas para estudiar las “alternativas existentes” de registro, y atenderá “de manera individualizada” a las familias españolas que se encuentran en el país para informarles sobre la legislación vigente y las posibilidades legales.

El pasado viernes la Dirección General de Registros y del Notariado (DGRN), dependiente del Ministerio de Justicia, redactó una nueva instrucción que ampliaba los criterios para las inscripciones de los bebés nacidos por gestación subrogada en el extranjero.

Esta nueva instrucción daba ‘luz verde’ a la admisión de una prueba de ADN que demuestre la filiación paterna, ya que hay países en los que no se emiten sentencias judiciales al respecto.

Contra los derechos

Sin embargo, 24 horas después de remitir esta nueva instrucción a todos los consulados, el Ministerio de Justicia decidió dejarla sin efecto.

Tras la rectificación de Justicia, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación recuerda que los cónsules y encargados de los Asuntos Consulares están sujetos al contenido de las Instrucciones de la DGRN, a la normativa sobre Registro Civil y a la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida de 2006, “sin dejar de dar solución a las situaciones de hecho que se hayan creado, atendiendo al interés superior del menor”.

Pese al conflicto, el Gobierno asegura que tiene “la obligación de preservar y proteger los derechos de las madres biológicas involucradas en este proceso, independientemente de su nacionalidad, así como de proteger el interés superior del menor”.
A la vista de esta situación, Asuntos Exteriores sigue desaconsejando el inicio de cualquier proceso de gestación subrogada, una recomendación que recuerda que lleva haciendo este Ministerio “desde hace años”.

Son Nuestros Hijos, la asociación mayoritaria de familias de gestación subrogada, advierte al Gobierno de que dejar sin efecto la instrucción de la Dirección General de los Registros y del Notariado “supone incumplir las obligaciones en materia de derechos humanos contraídas”.

Así lo indicó el presidente de esta organización, Marcos Jornet, que aseguró que el Gobierno “está muy perdido” por “tumbar” la instrucción, de manera que “obliga a inscribir a las mujeres gestantes como madres legales de los menores” como defienden “los sectores feministas contrarios a la gestación subrogada”.

Jornet advirtió de que esta decisión de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, deja “sin efecto lo que dice la legislación española, el Tribunal Supremo y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que establecen que hay que inscribir a los menores respetando el vínculo paterno”.