ETA vuelve a perder la cabeza

Detienen a Jurdan Martitegi. El nuevo ‘número uno’ de la banda es apresado junto a otros dos terroristas cerca de Perpiñán

3

ETA fue ayer descabezada por tercera vez en menos de seis meses. Jurdan Martitegi Lizaso, considerado como el número uno de la banda y responsable del aparato militar, fue arrestado en las proximidades de Perpiñán (Francia) en una operación conjunta de las policías española y gala coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

En el momento de la captura, el criminal, buscado desde 2006, acudía a una cita junto a otros dos presuntos terroristas que también fueron apresados. Uno de ellos sería un liberado que podría ser su lugarteniente y que hacía de chófer. El tercero es Álex Uriarte, sobrino de Eloy Uriarte Díaz de Guereño, Señor Robles, uno de los miembros históricos de la banda.

En Madrid, las fuerzas de seguridad del Estado creen que Martitegi Lizaso era el actual número uno de ETA desde los arrestos de Mikel Garikoitz Azpiazu Txeroki y Aitzol Iriondo. Su foto figuraba en los carteles de los criminales más buscados en España y Francia.

La última detención de un miembro de ETA en tierras galas se produjo el pasado miércoles, también en las proximidades de Perpiñán, donde fue arrestada la presunta etarra Itxaso Legorburu, mientras que el hombre que le acompañaba consiguió huir y sigue en paradero desconocido. La semana anterior fue apresado en París Ekaitz Sirvent Auzmendi, considerado el número dos del aparato logístico de la banda terrorista y responsable de las falsificaciones.

Tras la operación llevada a cabo en Francia, otras tres personas fueron capturadas en la provincia de Álava. Los apresados, Igor García, Axier Ortiz de Guinea y Olaritz Arakama, integraban un comando liderado por el legal que fue arrestado en Perpiñan junto a Martitegi.

Con el arresto de Jurdan Martitegi, las fuerzas de seguridad han detenido en menos de seis meses a tres números uno de la banda terrorista, tras los de Aitzol Iriondo (el 8 de diciembre de 2008) y Txeroki (el 17 noviembre de 2008).

Martitegi, con un largo historial en kale borroka, huyó tras la desarticulación del Comando Vizcaya en julio del pasado año y figuraba en la lista terrorista europea. El actual jefe de ETA formó parte de ese entramado, al que se atribuyen la mayoría de atentados cometidos desde agosto de 2007, entre ellos la bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Leguitino (Álava) que mató al agente Juan Manuel Piñuel.

Los investigadores también manejaron su nombre tras el asesinato del ex edil socialista de Arrasate Isaías Carrasco, junto al del también miembro del comando Vizcaya, ya detenido, Arkaitz Goikoetxea Basabe, debido a su gran estatura, de casi dos metros.

Martitegi fue apresado en dos ocasiones por la Policía vasca: en 1997 acusado de desórdenes públicos y en 2000 por el ataque a una sucursal bancaria en el municipio vizcaíno de Galdácano.

Además, en 2001 ingresó en prisión tras ser arrestado acusado de la colocación de un artefacto en los Juzgados de Durango en septiembre de 2000, por el ataque a una sucursal de Legazpia y por otras dos acciones de kale borroka, entre ellas el ataque contra el cuartel de la Guardia Civil de Galdácano.