ETA certifica de forma oficial el punto y final de su trayectoria

La banda terrorista advierte de que sus exmilitantes seguirán con la lucha por una Euskal Herria euskaldun, independiente, reunificada y socialista.

52

La banda terrorista ETA anunció ayer en una declaración el final de su trayectoria, en la que asegura que ha desmantelado totalmente el conjunto de sus estructuras y que “da por concluida toda su actividad política”. “No será más un agente que manifieste posiciones políticas, promueva iniciativas o interpele a otros actores” señala en el comunicado.

ETA anunció así su disolución, al señalar que “surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él”. No obstante advierte de que “los y las exmilitantes de ETA continuarán con la lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldun y no patriarcal en otros ámbitos, cada cual donde lo considere más oportuno, con la responsabilidad y honestidad de siempre”.

La declaración fue leída en la sede de la fundación de diálogo humanitario Henry Dunant, en Ginebra, por los históricos dirigentes de ETA José Antonio Urrutikoetxea, ‘Josu Ternera’, y Soledad Iparragirre ‘Amboto’, que fueron los encargados de poner voz al mensaje en el que ETA anuncia su disolución, al que dieron lectura, respectivamente, en un audio que han difundido Naiz y Berria.

En el texto del comunicado, en euskera, castellano, inglés y francés, ETA anuncia el fin de su “ciclo histórico y su función” y afirma que, de esta forma, “cierra un ciclo en el conflicto que enfrenta a Euskal Herria con los Estados, el caracterizado por la utilización de la violencia política”.

Último comunicado

En una comparecencia restringida ante los medios de comunicación, los agentes internacionales aseguraron a las 14.00 horas que ETA ha dejado de existir y que el de ayer fue “su último comunicado”.

En rueda de prensa, se proclamó también un recuerdo a las víctimas del terrorismo, a las personas que “han sido torturadas” y se agradeció los esfuerzos realizados en los últimos años para “llegar hasta este día”.

ETA señala en el comunicado que ha tomado “esta decisión histórica, para que el proceso en favor de la libertad y la paz continúe por otro camino”. “Es la secuencia lógica tras la decisión adoptada en 2011 de abandonar definitivamente la lucha armada”, añade para afirmar a renglón seguido que “no tiene miedo alguno a ese escenario democrático.

Antes de llegar a la declaración de este ayer, ETA ha decretado a lo largo de su historia, desde su nacimiento en 1959, trece treguas, hasta que el 20 de octubre de 2011 anunció el cese definitivo de su actividad armada.

El final definitivo de ETA comenzó el 10 de enero de 2011 cuando declaró un alto el fuego “permanente y de carácter general, que pudiera ser verificado por la comunidad internacional”.

La banda terrorista ETA se ha disuelto tras casi 60 años de trayectoria, durante la que ha dejado por el camino 829 víctimas mortales, de las cuales el 90% fallecieron en atentados cometidos durante la democracia.

Además, secuestró a alrededor de 80 personas, extorsionó a 10.000 empresarios, y se disuelve con 358 crímenes sin resolver a sus espaldas y sin haber colaborado en su esclarecimiento.

De las personas asesinadas por ETA a lo largo de su actividad armada, 506 fueron miembros de las Fuerzas de Seguridad, 58 empresarios y 39 políticos.

Último crimen

Aunque creada durante la dictadura de Franco, la mayoría de los crímenes, un 90%, los ha cometido en democracia. La organización terrorista vasca, una de las más antiguas de todo el mundo, ha sido la que más víctimas mortales ha causado en la Europa Occidental después del IRA provisional irlandés.

La banda se creó el 31 de julio de 1959, pero su primer atentado mortal fue el 7 de junio de 1968, cuando asesinó al Guardia Civil José Antonio Pardines Arcay. El último crimen lo cometió el 16 de marzo de 2010, cuando asesinó al gendarme francés Jean-Serge Nérin.

La banda cometió sus acciones terroristas más cruentas en la década de los 80, en los denominados ‘años de plomo’. En esa década acabó con la vida del ingeniero de la central nuclear de Lemoiz José María Ryan (febrero de 1981) y de la militante de la banda María Dolores González Katarain, ‘Yoyes’, que decidió abandonar ETA en desacuerdo con su estrategia (septiembre 1986).

Los principales jefes históricos de ETA, entre ellos Soledad Iparragirre ‘Anboto’, la elegida junto al prófugo de la Justicia ‘Josu Ternera’ para leer el comunicado de su disolución unilateral, continúan en prisión casi siete años después de que la banda terrorista declarara el fin de la violencia tras los sucesivos golpes policiales.

Entre las numerosas reacciones al comunicado del final de la banda terrorista, el lehendakari, Iñigo Urkullu, manifestó que ETA “todavía tiene tiempo para reconocer el daño injusto causado sin distinciones” y aseguró que la banda “nunca debió existir” y tiene “pavor a que se piense que no valió para nada”. También el exlehendakari socialista Patxi López dio su particular “bienvenida” a la noticia rechazando sus pretensiones.