España respira polución

Zaragoza, situada por la institución internacional en los primeros puestos de contaminación, responde que «los datos están anticuados» y subraya que cumple los valores de la UE.

0

Cuando el pasado año saltó la alarma sobre la contaminación ambiental de las grandes ciudades españolas, los habitantes del resto de las localidades respiraron tranquilos. Lo que desconocían es que ese aire que aspiraron con la paz de creer que estaba limpio, en realidad, aparecía, también, sucio.

El 87 por ciento de la población nacional vive en una atmósfera que supera los índices recomendados por la Organización Mundial de la Salud, según el informe La Calidad del Aire en el Estado Español durante 2010 elaborado por la ONG Ecologistas en Acción y que fue presentado ayer.

La organización precisa que si se toman en cuenta los límites de contaminación que marca la legislación europea, menos exigente, el porcentaje descendería al 37 por ciento.

Es decir, según ese último dato, más optimista en la previsión, en España hay más de 17 millones de personas que respiran «aire malsano e ilegal», según subrayó el representante de la institución, Paco Segura, al explicar el documento elaborado con los datos que les proporcionan las comunidades autónomas.

A pesar de la gravedad de la evaluación, el dato para la esperanza es que «continúa la tendencia de ligera mejoría iniciada desde el 2008, sobre todo por el efecto de la crisis económica», agregó el experto.

Entre las causas de esta situación destacan: la reducción de la movilidad originada por la crisis (el consumo de combustibles de automoción volvió a bajar en 2010, esta vez un 2,1 por ciento), la disminución del consumo eléctrico y el incremento de las energías renovables, lo que conllevó un menor funcionamiento de las centrales térmicas.

Completan esta lista la continuación de una meteorología inestable que favorece la dispersión de contaminantes (la última sequía concluyó en 2006) y, por último, la evolución del parque automovilístico hacia vehículos más pequeños y eficientes y, por tanto, menos sucios.

Según Segura, 20.000 personas fallecen cada año de forma prematura en España debido a la contaminación.

Estos datos obre polución se asemejan a los que la Organización Mundial de la Salud hizo públicos esta misma semana, y que destacaban que España supera la media aconsejable de partículas contaminantes en el aire pero se encuentra al nivel europeo.

Esta institución aseguró que las grandes urbes nacionales están muy alejadas en niveles de polución a otras importantes ciudades mundiales. De hecho para la OMS, las localidades españolas con el aire más viciado son Zaragoza, Sevilla y Granada. En el otro extremo se encuentran Santiago de Compostela y Badajoz.

Este listado de la OMS no ha sentado especialmente bien en la capital aragonesa que ha querido salir al paso del contenido de este trabajo. Así, el concejal municipal de Medio del Consistorio zaragozano, Jerónimo Blasco, aseguró ayer que esos datos obre la calidad del aire «están anticuados».

El político puntualizó que los indicadores de la OMS «no responden a la legislación comunitaria, que es por la que nos guiamos y que sitúan a la capital en un índice 23 sobre 40 de las directivas y directrices de la UE».

Blasco subrayó que los datos emitidos por la OMS «no sabemos a qué año se corresponden porque no coinciden con ninguna de nuestras series anuales». Según el dirigente, la corporación municipal está «satisfecha» de cumplir con los parámetros de la UE.