España lidera el consumo de cocaína europeo por habitante

La delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas no acepta los datos por considerarlos antiguos, y defiende que la utilización de este producto ha descendido.

2

Los datos resultan tan rotundos como preocupantes. Según el último informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), organismo perteneciente a la ONU, España es en la actualidad el país europeo donde más cocaína se consume por habitante, con una prevalencia del 3,1 por ciento entre la población de 15 a 64 años. De acuerdo al texto que se presentó ayer en Viena, siguen al territorio nacional en esta negativa clasificación el Reino Unido (2,4 por ciento), Italia (2,2) e Irlanda (1,7).

El documento, que recoge datos de 2007 a 2009, destaca no obstante que el uso de esta droga se ha estabilizado en España e Italia en los últimos tiempos, y en el Reino Unido incluso ha descendido. Sin embargo, va en aumento en Albania, Chipre, Dinamarca, Noruega y la República Checa.

Cabe resaltar que el territorio patrio es también uno de los principales puntos de entrada de sustancias estupefacientes al Viejo Continente, sobre todo a través del tráfico marítimo. La mayoría de las incautaciones de cocaína realizadas tuvieron lugar en aguas internacionales; en concreto, dos tercios del total. Apenas un dos por ciento fue en playas y un seis en los aeropuertos. De cualquier modo, hay que poner de relieve que, de las 34,9 toneladas de esta droga intervenidas en 2009 en Europa, España capturó casi 18.

Dentro de las fronteras nacionales se concentra asimismo el segundo mayor mercado continental de cocaína, detrás del del Reino Unido y por delante del de países como Italia, Alemania o Francia. De hecho, según el informe, los niveles de prevalencia británicos y patrios acerca de esta droga son mayores incluso que los observados en Estados Unidos.

En España vive el 21 por ciento de los consumidores de cocaína de Europa, dato solo sobrepasado por el Reino Unido, que cuenta con el 23 por ciento de los adictos. En el global del continente, alrededor de cuatro millones de personas están perdiendo por ahora la guerra contra esta sustancia.

baile de cifras. Los negativos indicadores no tardaron en encontrar ayer una respuesta por parte del Ejecutivo español, cuya representante intentó explicar la idea de que las realidades reflejadas en el informe ya no son exactas, debido a su carácter antiguo.

De acuerdo a la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (PNSD), Nuria Espí, el territorio nacional ya ni siquiera ocupa el primer lugar continental en cuanto al consumo de cocaína por habitante, sino que ha pasado a la segunda posición tras el Reino Unido. Según sus informaciones, recopiladas entre 2008 y 2010, la prevalencia ha bajado del 3,1 por ciento al 2,6.

«No es verdad que actualmente España sea el país líder con respecto a la utilización de esta sustancia, pero sí se mantiene como uno de los que realiza un trabajo más importante en el decomiso de droga. No estamos contentos con los datos, pero sí se ha conseguido un retroceso».

Más todavía preocupa a Espí la precocidad con la que los jóvenes patrios están empezando a beber alcohol. «Hay una legislación que, desafortunadamente, no se está cumpliendo, lo que supone un claro motivo de alarma. Hay quienes comienzan a tomar con 12 años».

Lo que está claro, más allá del baile de cifras, es el perjuicio para la salud que implica consumir este tipo de productos. Ayer mismo, se confirmó en un estudio que fumar porros aumenta el riesgo de padecer psicosis.