España convoca al embajador inglés por una afrenta a la bandera en Gibraltar

Una patrullera británica disparó contra una boya con los colores de la enseña nacional

0

España y Reino Unido mantienen un conflicto latente en Gibraltar, que complica las relaciones diplomáticas entre ambos países. Ahora, la herida vuelve a supurar después de que el Ministerio de Asuntos Exteriores convocara ayer al nuevo embajador británico en Madrid, Giles Paxman, en protesta por la actuación de una patrullera de la Armada inglesa que disparó contra una boya con los colores de la enseña nacional situada a más de cinco millas del Peñón.

Paxman presentó en una nota sus excusas por el «error de juicio y la falta de sensibilidad» de los militares que participaron en este episodio y prometió que se abrirá una investigación «a fondo», tras la que se exigirán las responsabilidades que correspondan y se tomarán las medidas oportunas para que un incidente de este tipo no vuelva a repetirse.

El director general de Política Exterior para Europa No Comunitaria y América del Norte, Luis Felipe de la Peña, convocó ayer al embajador -que lleva solo unas semanas en Madrid y aún no ha presentado sus cartas credenciales ante el Rey- para «pedirle explicaciones y presentar una protesta» por el suceso, que tuvo lugar el pasado día 17 en aguas cercanas a Gibraltar.

Fuentes diplomáticas precisaron que la patrullera se encontraba en «aguas internacionales», pero rehusaron precisar cuándo tuvo el Ministerio que dirige Miguel Ángel Moratinos conocimiento de este hecho.

Paxman ofreció la información de la que disponía sobre el incidente, que tuvo lugar a más de cinco millas náuticas del Peñón. Según su relato, se trató de uno de los ejercicios de tiro que realizan con periodicidad las patrulleras de la Real Armada británica, en el que se usó como blanco una boya con un distintivo marino con los colores amarillo y rojo. El embajador inglés insistió en que, a pesar del parecido, no representaba evidentemente una bandera de España, según la nota.

Las citadas fuentes precisaron que Madrid no tiene en esa zona boyas con los colores de la enseña nacional, por lo que tuvo que ser colocada por los uniformados del Reino Unido.

Este último suceso se enmarca en la sucesión de episodios que se vienen repitiendo desde la primavera pasada y que han causado un evidente malestar en diversos sectores de la Guardia Civil. En más de una ocasión, la Marina británica y la Policía gibraltareña han salido al encuentro de patrulleras de la Benemérita que han entrado dentro de las tres millas que vienen reivindicando las autoridades del Peñón como aguas propias y les han ordenado que se retiren de allí. En este último caso, el incidente se produjo, sin embargo, en aguas internacionales.

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, reclamó que Moratinos proteja los intereses patrios en el contencioso de Gibraltar, de forma que «porque son aguas jurisdiccionales españolas y que, desde luego, haga todo lo preciso para que eso se respete».

Santamaría añadió que el Grupo Popular registrará en el Congreso la petición de comparecencia urgente del ministro para que «dé cuenta de las gestiones que está haciendo», toda vez que aseguró que desconoce «si se está actuando o no en relación al contencioso sobre el tratamiento que la Marina británica puede estar llevando a cabo de los símbolos que identifican a la nación», así como sobre «el trato que se puede estar dando a las patrulleras de la Guardia Civil que trabajan en la zona».

Gibraltar es un territorio dependiente del Reino Unido con un estatus específico en la UE. Por el Tratado de Utrecht de 1713 España solo cedió a la Corona inglesa la ciudad y el castillo, junto con su puerto, defensas y fortalezas, pero no así el istmo (ocupado ilegalmente en la actualidad) ni las aguas territoriales o el espacio aéreo. Madrid reivindica su derecho a recuperar la zona si Londres renuncia algún día a su soberanía.