Los manifestantes se echan a las calles de Barcelona. / efe
Los manifestantes se echan a las calles de Barcelona. / efe
Publicidad

Decenas de miles de personas (unos 50.000 participantes según estimaciones sindicales y 12.000 según la Delegación del Gobierno) salieron ayer, Día Internacional del Trabajador, en Madrid para pedir igualdad efectiva entre hombres y mujeres y para pedirle al Gobierno y a la patronal unos salarios dignos.

Durante el transcurso de la manifestación se pudieron leer pancartas como “Empleo digno”, “Por un trabajo digno, por la emancipación juvenil y por una vivienda digna” o “No es no” y cánticos como “No es abuso, es violación” o “Que se metan por el culo la reforma laboral”.

Los líderes políticos que acudieron a la manifestación también quisieron destacar la necesidad de trabajar por empleos y salarios dignos. Así, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, reivindicó una reforma del estatuto de los trabajadores que identifique el trabajo con oportunidades, derechos y sueldos “dignos”.

“Dignidad e igualdad a cambio de la actual precariedad de muchos trabajadores. Esa es la propuesta que queremos reivindicar el 1 de mayo”, indicó el líder socialista durante su participación en la manifestación convocada por los sindicatos.

Por su parte, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, indicó que es el momento de reivindicar el derecho a una “vida digna”, sin precariedad ni desigualdad. Garzón apuntó que las movilizaciones de ayer son continuidad de las recientes manifestaciones por las pensiones públicas, que han demostrado que “movilizarse sirve” para cambiar las cosas.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que también asistió a la manifestación, quiso estar cerca de los trabajadores del Teatro de la Zarzuela, a quienes mostró su respaldo en su protesta contra la fusión con el Teatro Real porque “no se puede consentir” que los trabajadores públicos “sean entregado a manos privadas”.

condiciones laborales

En declaraciones a los medios a las puertas del recinto y antes de participar en la manifestación del 1 de mayo, Iglesias ha dicho que la fusión entre los dos teatros, aprobada en Consejo de Ministros el pasado mes, implican un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores y suponen además la continuación de una dinámica de “destrucción de lo público” por parte de las administraciones del PP.

También desde Ciudadanos y el PP se quisieron sumar a la celebración del Primero de Mayo, si bien ningún dirigente de los ‘populares’ ha asistido a la manifestación. Desde Cs, su secretario general, José Manuel Villegas, aseguró que la formación naranja plantea una reforma del mercado laboral para “acabar con la precariedad, bajar el paro y subir los salarios”.

Antes de la lectura del manifiesto por parte de los sindicatos, trabajadores de Teatro de La Zarzuela, que también se concentraron ayer para protestar contra su fusión con el Teatro Real y para denunciar “un proceso de privatización encubierta”, cantaron para denunciar la situación por la que viven. “Somos los trabajadores que el ministro quiere privatizar y nos declaramos en huelga por necesidad, queremos una zarzuela pública, accesible y de calidad”.

Compartir