España acogerá al Aquarius, pero MSF dice que viajar es “inseguro”

Sánchez ofrece el puerto de Valencia para recibir a los más de 600 migrantes y refugiados recogidos en el Mediterráneo • La ONG alerta de las malas condiciones a bordo del barco

43
Rescate en alta mar, en la madrugada del domingo, de parte de los 629 inmigrantes trasladados al barco Aquarius.
Rescate en alta mar, en la madrugada del domingo, de parte de los 629 inmigrantes trasladados al barco Aquarius. / EFE
Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dio instrucciones para que el puerto de Valencia acoja el barco Aquarius, que navega con más de 600 inmigrantes y refugiados “abandonados a su suerte”, rescatados por MSF y Sos Mediterranée, cuya entrada a Italia ha sido impedida por el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini.

Sin embargo, Médicos Sin Fronteras expresó su preocupación por la posibilidad de tener que desplazarse hasta España para desembarcar a los 629 migrantes rescatados durante el fin de semana en aguas del Mediterráneo, ya que ello supondría reducir notablemente la capacidad de respuesta ante un posible nuevo naufragio.

“MSF solicita el desembarco inmediato de las personas que se encuentran a bordo. Con el buque rumbo a España, se reducirá aún más la capacidad en el mar para las operaciones búsqueda y rescate. Migrantes y refugiados siguen saliendo cada día de Libia en botes”, advirtió MSF en un comunicado en las redes sociales.

Además, MSF expresó su “preocupación” por la seguridad de los migrantes rescatados que están a bordo del Aquarius, entre ellos “enfermos, heridos, mujeres embarazadas y menores”.

En particular, subrayó que “un viaje de tres días a Valencia en un barco que supera su capacidad máxima es inseguro”. Además, recuerda que el buque aún necesita instrucciones formales de los Centros de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma y Madrid.

Estrés y hacinamiento

El doctor David Beversluis, que se encuentra a bordo del barco, advirtió del riesgo de que empeoren las condiciones de salud de los 629 migrantes recogidos por el buque si las condiciones empeoran, por el estrés y el hacinamiento. La escasez de comida y agua se ha solventado por el momento al recibir 950 botellas de agua, 800 paquetes de fideos instantáneos y refrigerios que les entregó un buque de la marina maltesa.

Médicos Sin Fronteras avisó de que los migrantes están cada vez más “nerviosos y preguntan cuándo llegarán a tierra” y uno de ellos incluso amenazó con tirarse por la borda porque temía ser devuelto a Libia.

Beversluis había explicado que en el barco apenas disponían de comida. Esto, sumado a las deficientes condiciones, hacía difícil que aguantaran muchos días más. Por ello, insistió en que necesitan “un puerto de seguridad”. “Sin eso, corremos el riesgo de tener muchos más pacientes graves”, alertó.

A bordo del Aquarius hay siete mujeres embarazadas “en buenas condiciones” pero el doctor recuerda que son “vulnerables” ante el empeoramiento de las condiciones. También recordó que hubo varios pacientes “críticos” con hipotermia, síntomas de ahogamiento, que fueron “resucitados con éxito” y ahora están monitorizados, aunque precisa que existe la posibilidad de que desarrollen problemas pulmonares.

Aunque la intención del Aquarius era llegar a Catania, en Sicilia, el nuevo ministro de Interior, Matteo Salvini, ordenó el cierre de los puertos italianos, subrayando que sigue el modelo de gestión migratoria de otros socios de la Unión Europea, entre los que ha citado a Francia y España.

Un mensaje a Europa

Por su parte, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, subrayó que la “decisión personal y directa” de Pedro Sánchez de ofrecer el puerto de Valencia al buque Aquarius es también un mensaje al Consejo Europeo de que no se puede “mirar para otro lado” ante el problema de las migraciones y los refugiados y sea solidario con los países fronterizos.

Según dijo, este es un acto “efectivo” pero también “simbólico” de cara al Consejo Europeo del mes de junio, en el que la UE discutirá la reforma del sistema europeo de asilo. Se trata de que “de una vez por todas” los europeos afronten “de forma solidaria y coordinada un problema que es de todos, no un año de Grecia, otro de Italia” y al siguiente, posiblemente, de España.

Compartir