El ya exdiputado de Podemos y candidato para la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, tras su comparecencia en la Cámara Baja.
El ya exdiputado de Podemos y candidato para la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, tras su comparecencia en la Cámara Baja. / EFE
Publicidad

El cofundador de Podemos Íñigo Errejón anunció ayer que deja su escaño en el Congreso tras la crisis que ha generado en la formación morada su decisión de concurrir en las próximas elecciones autonómicas de Madrid como candidato de la plataforma ‘Más Madrid’, impulsada por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena. Eso sí, dejó claro que no se va de Podemos.

“No podría dejar Podemos ni aunque quisiera. Lo he fundado y lo llevo tatuado en la piel, y sigo siendo militante de Podemos”, explicó en la rueda de prensa que convocó de urgencia en el Congreso para anunciar su decisión. “Pago muy tranquilo el precio de haber adoptado la decisión correcta”, afirmó el ya exdiputado.

En su comparecencia, Errejón argumentó que “a veces lo correcto y lo cómodo no coinciden” y que, tras recibir “varias peticiones” públicas para que entregara su acta, ha pensado que tomar esta decisión era lo mejor para “dejar atrás la fase de las disputas de los partidos y centrarse en lo importante”, como es, a su juicio, ganar la Comunidad de Madrid.

Así, Errejón señaló que se va para no “alargar más” la situación y la discusión interna, pero lamentó que ninguno de los miembros de la dirección le haya llamado para pedirle explícitamente que deje su acta, aunque sí se hayan pronunciando en ese sentido en los medios de comunicación. “Me habría gustado”, reconoció.

Rebajar el nivel de drama

“Hay que rebajar el nivel de drama. He oído a dirigentes de mucho peso de mi partido hacer afirmaciones gruesas en medios de comunicación sobre que tengo que entregar mi acta, y así lo hago”, afirmó.

La dirección de Podemos ha señalado la puerta de salida a Errejón desde que anunció su decisión el pasado jueves, pero se ha negado a emprender ninguna medida sancionadora ni de expulsión, al considerar que “no se puede echar a alguien que ya se ha ido”.

Es decir, la cúpula del partido morado ha defendido desde el primer momento que ha sido Errejón el que ha tomado la decisión, a su juicio, de dejar Podemos, al querer competir con una nueva plataforma y no como candidato de Unidos Podemos y, por lo tanto, quien debe asumir la responsabilidad de dejar su escaño y el partido.

Y cuatro días después de estallar la mayor crisis de Podemos desde su nacimiento hace cinco años, Errejón ha decidido abandonar el asiento en el Congreso.

Errejón, que inició la legislatura como portavoz parlamentario, pero fue relevado por Irene Montero tras ser derrotado en la Asamblea de Vistalegre II de 2017, ha decidido dar este paso para tratar de poner fin al debate interno y centrarse en “levantar una nueva mayoría de madrileños que consiga llevar el cambio a la Comunidad de Madrid”.

“Para mí este tiempo ha sido un inmenso honor, una de las etapas en las que más he aprendido, un motivo permanente de orgullo”, señaló, antes de pasar a dar las gracias a votantes, compañeros de Podemos, diputados y periodistas.

Sobre si cree que será posible llegar a un acuerdo con Podemos para que se integren en su candidatura, Errejón se mostró convencido de que todavía hay alguna opción de entendimiento.

“Por su puesto. Espero que esta decisión personal mía, no sencilla, pero que sí tomo muy tranquilo, contribuya a que ese acuerdo sea posible. A que bajemos el ruido, a que rebajemos los niveles de drama y a que seamos capaces de entendernos”, defendió.