ERC permanece en la sombra

La presidenta del ‘Parlament’, Núria de Gispert, opta por el discurso frentista de su líder, al tiempo que muestra su velado deseo de que la comunidad se independice de España.

2

ERC sigue sin dar su brazo a torcer. Pese a que había trascendido que CiU estaba dispuesto a plegarse a muchas de las exigencias de Esquerra, como impuestos para los más ricos, y que se llegó a decir que el pacto estaba al 99 por ciento, Junqueras sigue sin firmar un acuerdo de gobernabilidad con Mas -con el que se vio dos horas el sábado-, cuya investidura no tiene fecha, si bien el plazo que se han dado los dos partidos nacionalistas expira el próximo 4 de enero.

Y es que el alcalde de San Vicente dels Horts no quiere quemarse más de la cuenta con su incómodo socio, que ha intentado, desde que ganó amargamente en las urnas, pasarle toda la presión, alegando que la consulta secesionista era decisión suya.

«Lo que llevamos entre manos es muy importante y lo hemos de hacer bien, y para hacer las cosas bien, si tienes unos días para hacerlo merece la pena aprovecharlo», defendió el portavoz del Govern, Francesc Homs, tras otro día sin arrancar la rúbrica de Junqueras, que advirtió de que una negociación de esta envergadura «no se puede resolver en pocas horas», por lo que apostó por dedicar el tiempo que sea necesario a lograr un pacto claro y estable que evite altibajos durante la legislatura.

Y es que el punto de fricción está claro: ¿cuándo se va a celebrar el polémico referéndum? Esquerra quiere una fecha y CiU no.

Mientras, la recién reelegida presidenta del Parlament, Núria de Gispert, abre hoy su ronda de consultas con todos los grupos, 24 horas después de sacar el tono belicista de su jefe y afirmar que se fijan nuevos horizontes, entre los que se incluyen «lograr unas relaciones diferentes por España», así como la autodeterminación.

Así, recordó que tanto «en las calles como en las urnas» se refleja una mayoría de catalanes que desea ejercer el derecho a decidir; citando en su intervención la manifestación independentista de la Diada, al tiempo que definió a Cataluña como un pueblo en marcha dispuesto a abrir un camino.

Sin referirse explícitamente a la independencia, De Gispert consideró que en el contexto actual es necesario que el diálogo, la paz y la concordia marquen la vida parlamentaria, algo que produjo la hilaridad del líder del PSC, Pere Navarro, que vio una intervención «frontista» alejada de fomentar precisamente esos valores que pregonaba, mientras que la popular Alicia Sánchez Camacho acusó a CiU de anteponer su proyecto soberanista a la salida de la crisis.

Lo que parece claro es que ERC es socio preferente, aunque no se le extienda un cheque en blanco para que aborte los recortes del president. Con el mensaje de De Gispert, obtuvo el aplauso de Esquerra, que calificó como «histórico» el nuevo tiempo que se presenta para Cataluña «porque certificará su apuesta por la independencia».

También destaca el hecho de que los de Junqueras, tras no poder lograr su objetivo de crear un Gobierno de concentración -y así repartir la carga de las medidas impopulares-, no se cansan de repetir un día sí y otro también que el final de la crisis llegará cuando la región mediterránea sea un Estado propio, por lo que puede que pague el peaje, pero no en la corrupción, ya que solicitó, junto al resto de la oposición, que se investiguen los turbios asuntos de las cajas y de la Sanidad, que se habían paralizado por los comicios del 25-N.

Pujol, marmolista.- La familia Pujol sigue recibiendo castigos. Ayer se publicó que el primogénito del expresidente catalán, Jordi Pujol Ferrusola, esconde dinero en Suiza ocultándose tras la identidad de un gestor de una compañía de mármol radicada en Barcelona, operando éste en dos paraísos fiscales, las Islas del Canal (Guernsey y Jersey). Se cree que el clan posee 137 millones de euros, procedentes de comisiones ilegales del caso Palau, en cuentas helvéticas.

Se da la circunstancia de que su empresa fue contratada por el aeropuerto del Prat para que le instalara este caro material en el mismo, algo que no fue en absoluto transparente. La compañía suspendió pagos en 1995, pero Pujol siguió de apoderado.