Miki Esparbé (i), Alexandra Jiménez (3d), María Ribera (2i) y Bruno Sevilla, junto a Elena Trapé (3i) y Marta Ramírez (2d).
Miki Esparbé (i), Alexandra Jiménez (3d), María Ribera (2i) y Bruno Sevilla, junto a Elena Trapé (3i) y Marta Ramírez (2d). / efe
Publicidad

La directora catalana Elena Trapé presentó ayer, en el marco del Festival de Málaga, su segundo largometraje, ‘Las distancias’, un drama sobre la amistad y el paso del tiempo. La realizadora agradeció la oportunidad al certamen para poder mostrar la obra en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada por las actrices María Ribera y Alexandra Jiménez, los actores Miki Esparbé y Bruno Sevilla y la productora Marta Ramírez.

La película trata sobre un grupo de amigos que aterrizan en Berlín para darle una sorpresa a Comas por su treinta y cinco cumpleaños, pero él no les recibe como ellos esperaban. A lo largo de un fin de semana, el grupo se irá desgranando, cuestionándose el sentido de su amistad y enfrentándose a la decepción que supone aceptar que su vida no es como pensaban que sería cuando eran más jóvenes.

Sin ser generacional

“No pretende ser una película generacional”, explicó Trapé, que sin embargo, afirmó que “sí puede serlo en el contexto”, ya que “el globo del estado del bienestar se ha desinflado en un momento en el que creías que tu vida subiría un escalón y no va a suceder”. “Percibía en mi entorno el estado de expectativas truncadas”, apuntó la directora del filme.

La amistad está presente “en las dos películas, pero de manera distinta”, manifestó la cineasta, que explicó que “me gustan las películas se reuniones de amigos. Los reencuentros siempre tienen algo de nostálgico que me encanta. Parecía el contexto adecuado de la familia”. La directora reconoció que le es “difícil” no “volcar cosas personales” en las películas ya que necesita que “las emociones sean algo conocido”.

Una de las claves de la película es el detallado seguimiento de las personalidades de los protagonistas. “El proceso de escritura se dilató y ese tiempo lo invertimos en trabajar con ellos. Sin eso, era difícil trabajar esos detalles que cuentan cosas a través de gestos y miradas”, expresó Trapé, que reconoció que “el guion tenía mucho más texto del que ha terminado en montaje”.

La obra trata de un viaje de cuatro amigos a Berlín para ver a Comas, una persona definida “por todo lo que calla”, explicó Miki Esparbé. “Me interesa más lo que calla que lo que explica. Es el más honesto de la película. Está desubicado, en una contradicción permanente con su vida y con su entorno”, dijo el actor que le da vida.

El filme, que se estrenará en septiembre, se ha rodado enteramente en Berlín. “Era otra sensación, luz, textura y la experiencia de estar allí les ayudó a conocerse”, explicó la directora, que puntualizó que “ninguno de los personajes hace el viaje por el cumpleaños. Tienen otra motivación”.

Alexandra Jiménez hace el papel de Olivia, una de las amigas de Comas. Trapé explicó que eligió a Jiménez porque “me recordaba a Kristen Wiig”. “De repente pensé en jugar un poco. No lo dudé en ningún momento, era un reto”, dijo.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir