El Tribunal de Estrasburgo avala la ilegalización de Batasuna

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo (Francia), ha rechazado el recurso que la formación abertzale interpuso contra su ilegalización, al considerarla parte del entramado terrorista de ETA.

1

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo (Francia) ha avalado hoy la ilegalización de Batasuna. El TEDH ha rechazado el recurso que la formación abertzale interpuso contra su ilegalización, acordada por el Tribunal Supremo el 17 de marzo de 2003 en aplicación de la Ley de Partidos y al considerarla parte del entramado terrorista de ETA.

Antes de acudir al TEDH, Batasuna había presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, pero este órgano respaldó la decisión del TS de ilegalizar a este partido, a Herri Batasuna y a Euskal Herritarrok.

Agotados todos los procedimientos en la justicia española, sólo le quedó la vía de Estrasburgo, donde el 19 de julio de 2004 interpuso dos recursos contra su ilegalización y la de HB.

En su demanda, Batasuna alegó violaciones de los artículos 10 (derecho a la libertad de expresión), 11 (derecho a la libertad de reunión y asociación) y 13 (derecho a un recurso efectivo) del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En diciembre de 2007 el TEDH acordó admitir a trámite parcialmente los recursos, sólo en lo que se refería a los artículos 10 y 11.

En febrero de 2008, la Abogacía del Estado pidió al Tribunal de Estrasburgo que los rechazara «por ausencia de fundamento» y que declarara que la disolución de Batasuna no había comportado violación alguna» del Convenio europeo de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales.

En su escrito, el Gobierno afirmaba que era precisamente la actitud de Batasuna y HB la que había contribuido a «deteriorar las condiciones precisas para el ejercicio de la democracia, el pluralismo y las libertades políticas, utilizando la violencia para la consecución de sus fines».

El abogado del Estado recordaba además que tras la disolución de Batasuna se habían producido diversos intentos de dar continuidad a esa formación, y advertía de que «la reacción del Estado frente a los intentos de defraudar la ley» provocarían nuevas sentencias y nuevas demandas ante ese Tribunal.