El PSOE centrará su campaña en satanizar «el modelo conservador»

‘Vencer a la crisis versus aprovecharse de la crisis’ o ‘Trabajadores versus especuladores’ son algunos de los lemas que articularán la propaganda del partido del Gobierno.

Mediante un juego de palabras en clave puramente interna que no permite olvidar que las elecciones del próximo 7 de junio servirán como auténtico refrendo a la gestión de Zapatero mucho más que para elegir a los parlamentarios de Bruselas, la número tres del PSOE, Leire Pajín, proclamó ayer que los ciudadanos están llamados a elegir entre la «dicotomía» de apostar por la «Europa justa» que defienden los socialistas o «el ajuste de liderazgo que se dirime en el PP».

La secretaria de Organización de la formación de Ferraz presentó la campaña electoral de su partido, en la que, explicó, tendrán un papel muy relevante el propio Zapatero, con una docena de mítines, y el ex jefe del Ejecutivo Felipe González.

Este partido se juega en Europa. Te han convocado es el lema con el que los socialistas pretenden sintetizar un mensaje «europeo, moderno y movilizador».

Como trasfondo, Pajín explicó que los votantes deberán decidir entre «dos visiones de futuro para Europa, dos sistemas de valores y dos modelos para salir de la crisis». Para convencer a los desinteresados electores, durante los 15 días de la campaña oficial el PSOE celebrará 5.000 actos públicos.

Además de los tradicionales, y costosos, mítines, la formación de Zapatero quiere que los mensajes sean «modernos en el tono» y en la forma de comunicarlos, que será «innovadora, directa y creativa», con una gran actividad en internet, a imagen y semejanza de lo hecho por Barack Obama.

Según la dirigente de Ferraz, la próxima cita con las urnas «quizás tenga consecuencias en la política española», pero, «lo que es seguro, es que las tendrá en la europea».

Al respecto, puso el acento en que desde las filas populares «se aspira a confundir a los electores sobre el objeto de los comicios, porque en realidad ese partido se juega un ajuste de liderazgo».

Pajín también censuró que los conservadores «especulen con la abstención en una apuesta muy clara por que los ciudadanos no decidan el futuro de Europa».

En contraste, cómo no, los socialistas «no van a confundir a los ciudadanos sobre el objetivo de estas elecciones», porque las decisiones que ahora se tomen «seguramente van a cambiar la vida de millones de personas y sus efectos perdurarán sobre varias generaciones».

En los carteles, los socialistas contraponen en rojo y azul las imágenes de Zapatero y Rajoy en unos casos, o de Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja, sus cabezas de lista, en otros.

Igualdad versus discriminación, Vencer a la crisis vs. aprovecharse de la crisis, Trabajar por la paz vs. sembrar el miedo, Trabajadores vs. especuladores o Energías limpias vs. contaminación son algunas de las consignas que figuran en la publicidad del PSOE.

Intentan así los socialistas distinguir entre «el modelo conservador, que encarna el Partido Popular, que está en el origen de la crisis económica y financiera, y que, lejos de solucionar los conflictos internacionales, los ha agravado», y «el proyecto socialdemócrata, que apuesta por una economía sostenible, el máximo desarrollo de los derechos sociales, el diálogo y el entendimiento», según resumió Pajín.

FuenteAgencias 
Compartir