El PP anuncia acciones judiciales «contra todos», incluido Bárcenas

Los ‘populares’ denunciarán, civil o penalmente, a aquellos que les atribuyen una doble contabilidad.

0

Ayer fue un día especialmente duro para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya que tenía su periódico examen con la canciller alemana, Angela Merkel, mientras debía prepararse para una rueda de prensa ante periodistas que solo querían saber más sobre el caso Bárcenas. Al final, contó con el apoyo incondicional de su anfitriona, y supo capear el doble temporal, ya que en Berlín había uno de nieve. Mientras, en Madrid, se anunciaban querellas contra quienes hayan filtrado documentos sobre una supuesta contabilidad B del partido, contra todos los que le hayan atribuido actuaciones ilegales o irregulares y contra quienes lo hayan publicado. En resumen, «contra todos», según expuso Carlos Floriano, vicesecretario general de Organización y Electoral, que metió también en el saco al extesorero, que en televisión afirmó que eran «falsos» los papeles de la discordia.

Asimismo, el dirigente extremeño comentó que su formación espera a tener informes caligráficos y de otro tipo para apoyar sus acciones legales, que todavía no ha decidido si serán por la vía civil o penal. Por ello, evitó marcar una fecha concreta, a la espera de reunir todas las pruebas. Esta querella o acción civil, además, se sumará a la que a título personal puedan presentar dirigentes conservadores.

«Nuestro más absoluto rechazo a la veracidad de esos papeles», explicó el popular. «Vamos a soportar esa acción judicial con todos los elementos de prueba que estimemos oportunos para obtener un resultado positivo a nuestra pretensión», agregó. Según sostuvo, hay «muchos elementos» que niegan que lo publicado es veraz, «desde el contenido hasta el continente».

«No podemos tolerar de ninguna manera que se ponga en cuestión que en el PP ha habido prácticas ilegales, irregulares o irreprochables en el manejo de los dineros que tenemos asignado como partido político», añadió.

Floriano expresó la confianza de su organización en que, una vez abierta esta vía judicial, «todo quedará más claro». «Se pondrá en claro que en el Partido Popular solo hay una contabilidad, que no ha habido financiación ilegal. Porque el único partido de ámbito nacional condenado por esto mismo es el PSOE». Así, cargó contra Rubalcaba, «que puede exigir dimisiones basándose en informaciones periodísticas», pero no admite «que los demás se las podamos pedir a él», por el caso Faisán.

El dirigente popular añadió que existen «hasta siete informes» del interventor de la Junta de Andalucía que ponen de manifiesto «el pago irregular de los ERE en Andalucía». «Y hoy el señor Rubalcaba no le va a pedir la dimisión al señor Griñán», añadió, acusando al líder de los socialistas de mantener una doble vara de medir. «Baja catadura moral del principal dirigente de la oposición», agregó.

Mientras, a 1.871,63 kilómetros, Rajoy aseguraba ante Angela Merkel que España estaba haciendo bien los deberes y que, a pesar de las presiones en el interior y en el exterior del país -diferentes medios extranjeros, como Finantial Times, le atacaban-, no hay corrupción en el seno del PP. La canciller, por su parte, afirmó que le da todo su apoyo al Gobierno y que tiene «mucha confianza» en él.

Tras conocer las últimas cifras del paro, que están cercanas a los cinco millones de desempleados, Rajoy adelantó que tiene el mismo «coraje y fuerza» que cuando llegó al Gobierno. «Las opiniones son libres», aseguró al ser preguntado por las acusaciones de Rubalcaba, al tiempo que repetía una y otra vez que los papeles publicados en El País son «falsos».

Horas más tarde, se supo que la secretaria general, María Dolores de Cospedal, había trasladado a los dirigentes autonómicos que el PP considera «prioritario» que la Fiscalía comience a investigar cuanto antes los documentos para que se localicen los papeles manuscritos del extesorero, que considera «prefabricados».

Rubalcaba: «Guerra de basuras, no».- Ferraz ha visto el cielo abierto con la crisis del PP y continúa su asedio exigiendo la dimisión del presidente del Gobierno, máxime cuando su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio un paso adelante el pasado domingo formulando una petición que hizo suya ayer su número tres, Óscar López, que apreció en el dirigente gallego «una debilidad extrema». Además, anunció que se podría votar el próximo día 19 en el Pleno del Congreso una reprobación del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por haber permitido, presuntamente, que el extesorero se acogiera a la polémica amnistía fiscal, algo que su departamento niega de modo rotundo y que «demostrará de forma clara en breve».

Horas más tarde, desde Sevilla, el mismo Rubalcaba siguió pidiendo el cese del jefe del Ejecutivo, al tiempo que advertía de que a Berlín «le ha acompañado su sombra, que es Bárcenas». «Rajoy ha ido a Alemania como el flautista de Hamelín. Iban decenas de periodistas españoles a preguntarle por éste. No por el crecimiento ni por las reformas». También auguró que el PP contestará a estas peticiones «con la basura», por lo que se comprometió a «no entrar» en el juego. «Guerra de basuras, no».