El Ministerio admite que llega tarde en la lucha contra la hepatitis C

El director general de Farmacia, Agustín Rivero, reconoce que la situación en la actualidad está cambiando ya que los precios “han bajado de manera importante”.

0

El director general de Farmacia del Ministerio de Sanidad, Agustín Rivero, reconoció ayer que su departamento llegó tarde a la elaboración del plan estratégico nacional contra la hepatitis C ya que los criterios de uso de los medicamentos de ultima generación deberían haberse concretado antes.

“Posiblemente teníamos que haber definido antes el plan, pero las circunstancias son las que son”, según admitió durante su participación en el coloquio ‘Hepatitis C: reto para la sanidad’, organizado por la Fundación para la Investigación en Salud (Fuinsa) y Servimedia.

En dicho encuentro, Rivero reconoció que ya tenían pensado desde hace tiempo un plan estratégico para ponerlo en marcha “en un futuro cercano”, incluso antes de que varios grupos parlamentarios lo reclamaran hace un año en el Congreso, ante la aparición de nuevas terapias que han permitido dar “un paso de gigantes” en la lucha contra este virus.

Pero la dificultad de las negociaciones -”No es nada fácil llegar a acuerdos”, según Rivero- y la aparición de nuevos fármacos llevó al Ministerio a hacer una revisión de las indicaciones que previamente habían definido los expertos y las comunidades, además de impulsar la elaboración de un registro que permita saber cuántos pacientes pueden beneficiarse realmente de estas terapias.

Precios

Este representante del Ministerio admitió que la situación está cambiando ya que los precios “han bajado de manera importante”, a su juicio porque las compañías “se han dado cuenta de que hay que mirar por el paciente y ser cautos a la hora de establecer unos precios”.

“Aquí intentamos que todo el mundo tenga tratamiento, pero el dinero es el que hay y la tarta es la que es”, reconoció, recordando que en España, a diferencia de otros países, el sistema garantiza la financiación íntegra de estos tratamientos.

De hecho, actualmente continúan negociando un precio de financiación publica que, según defendió, difiere del oficial pero no se puede hacer público porque pondría en peligro las posibles rebajas que se puedan conseguir. “Si lo damos, será la última vez que nos den ese precio. Hacemos el Quijote en la Unión Europea”, declaró.

Además, el director general de Farmacia recordó que en esta negociación también están en conversaciones con dos países europeos pero criticó que no haya un acuerdo más global, a su juicio porque hasta ahora “la UE no ha movido un dedo” y los países han preferido “ir cada uno por su cuenta”.

Europa

“Nosotros estábamos a favor de llegar a un acuerdo conjunto para fijar un precio máximo en toda la Unión Europea, pero se ha preferido que cada uno se saque las castañas del fuego y negociar un precio en función de su PIB, el número de pacientes o lo que sea”, lamentó.