«El machismo en el islamismo radical irritaría a Salander»

David Lagercrantz retoma la saga ‘Millenium’ con ‘Lo que no te mata te hace más fuerte’

2

El escritor David Lagercrantz, autor de la cuarta entrega de la saga ‘Millenium’, ‘Lo que no te mata te hace más fuerte’ (Destino), aseguró ayer que “la represión de la mujer en el islamismo radical sacaría de quicio” a Lisbeth Salander, protagonista de la novela. Lagrcrantz señaló en una entrevista que los conflictos religiosos podrían ser uno de los próximos temas que aparezcan en las siguientes entregas de la saga ideada por Stieg Larsson, ya que el novelista sueco se comprometió a terminar la quinta y la sexta obra.

“Definitivamente, hay cabida para el islamismo radical. Larsson ya planteó temas actuales y esta represión horripilante hacia la mujer sería un asunto que requeriría de Lisbeth”, ha admitido el periodista, quien también apuntó a la crisis de refugiados —que estalló justo cuando comenzó a escribir la quinta entrega— como otro posible tema.

En cualquier caso, durante la rueda de prensa en la embajada sueca de Madrid para presentar el libro, Lagercrantz insistió en la necesidad de ser “contemporáneo, pero sin excesos”. “Larsson fue contemporáneo y actual, pero no solo hay que mirar allí, también me siento heredero de su construcción mitológica”, apuntó. Tras su último trabajo, una biografía sobre el jugador de fútbol Zlatan Ibrahimovic, el autor recordó que le “llovían las ofertas”, pero cuando recibió la llamada de la editorial de ‘Millenium’ no dudó en aceptar “un proyecto de enorme magintud”, agregó.

A pesar de reconocer las limitaciones a las que se enfrentó para escribir ‘Lo que no te mata te hace más fuerte’ —“no se fiaban de mí del todo”, señaló—, Lagercrantz entiende que ha conseguido superar “el miedo” que generaba retomar esta saga tras la muerte del autor original. “Como les ocurre a los escaladores, es duro pero también es algo que te pone en marcha, porque ser el objeto de críticas de 80 millones de críticos a veces es un incentivo”, bromeó el escritor, quien además resaltó entre risas que en ocasiones durante el proceso de creación se le aparecía “el demonio de Larsson”.

El autor admitió que cuando salieron las novelas no las leyó en un primer momento porque es “un poco snob”. “Es culpa de mi padre, éramos elitistas en literatura y leíamos a James Joyce o a Proust, pero cuando el fenómeno triunfó tanto, me decidí a leerlas y me encantaron”, aseveró.

De hecho, ahora se confiesa “enamorado” del personaje Lisbeth Salander, aunque podría “tener más coincidencias” con el periodista Mikael Blomkvist. “Es un personaje icónico, se puede ver como una superheroína, pero alejada de personajes como Superman. Es más Batman, con un pasado oscuro que no explica por qué protege a los ciudadanos”, concluyó.

Preguntado sobre el papel que han jugado los herederos de Larsson, destacó sentir “pena y tristeza” por las críticas de la viuda del creador de la saga. “De hecho, me sigue apenando que le moleste esta continuación porque es una situación sin perdedores: parte de los beneficios van a organizaciones humanitarias y se ha resucitado a los personajes para los más jóvenes”, explicó. De todas maneras, zanjó el debate sobre quién sería el ‘dueño’ de los personajes si escribiera cuatro libros. “Stieg siempre será el ganador, da igual cuánto escriba porque él creo esos personajes”, concluyó.