El juez rechaza la recusación de Zapata contra López y Espejel

El concejal de Ahora Madrid acusaba a ambos magistrados de ser sus “enemigos políticos”

2

El magistrado de la Audiencia Nacional Antonio Díaz Delgado rechazó admitir a trámite los incidentes de recusación formulados por el concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata contra los jueces Enrique López y Concepción Espejel, argumentando que “parece una temeridad” que les acuse de ser sus “enemigos políticos”.

El instructor de los incidentes dictó dos acuerdos en los que condena en costas al recurrente y se opone a admitir a trámite la petición de Zapata, que será juzgado por enaltecer el terrorismo en la red social ‘Twitter’ y que pedía que López y Espejel no revisaran su caso por tener una “afinidad ideológica” con el Partido Popular (PP) y, por lo tanto, ser “enemigos políticos” de Ahora Madrid.

Díaz Delgado expone la “cierta perplejidad” que supone la recusación formulada por el edil madrileño, puesto que estos dos magistrados no van a formar parte del tribunal que le juzgará, sino que se limitan a revisar las resoluciones del juez instructor.

Reprocha que Zapata “traiga al socaire” la decisión del Pleno de apartarles en los casos ‘Gürtel’ y el de los ‘papeles de Bárcenas’ —en el que se investiga la ‘caja B’ del PP— , empleando “términos coloquiales”, como la expresión: “Si se les aparta de juzgar a sus amigos, hay menos motivos para juzgar a sus enemigos. Respecto a la amistad íntima o enemistad manifiesta es una causa gratuitamente alegada que, a la luz del escrito de recusación, no merece mayor consideración ni comentario; si bien parece una temeridad”, replica el instructor, que recalca que “la ideología en modo alguno puede ser causa de recusación”.

En este sentido, explica que deben concurrir “circunstancias objetivas”, referidas a su relación con las partes o los hechos, que pongan en duda la imparcialidad del magistrado. En este caso, López y Espejel rechazaron el planteamiento de Zapata, al asegurar que no tienen ninguna relación de “amistad ni enemistad” con el edil ni con su formación política.

La causa en la que se investiga a Guillermo Zapata fue archivada por tercera vez a principios de este mes por el juez instructor Santiago Pedraz, quien entendió que, al reproducir un chiste sobre Irene Villa en la red social Twitter, no tuvo la intención de ofender a las víctimas y que sus comentarios están dentro de los límites de la libertad de expresión.

Guillermo Zapata difundió el 31 de enero de 2011 un tuit desde su cuenta @casiopeaexpress en el que decía “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”. El mismo día reprodujo un chiste sobre el Holocausto: “¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero”.