El Gobierno se compromete a no aceptar las condiciones de la CEOE

El diálogo social se retomará el próximo lunes y se concretarán temas como el empleo, los parados, la competitividad y las bases del nuevo modelo de crecimiento.

0

El Gobierno y los agentes sociales consiguieron ayer resucitar el proceso del diálogo social, muy debilitado en las últimas semanas, volviendo a las premisas iniciales del proceso y alejándose de las propuestas maximalistas de la CEOE, según confirmó el secretario de Acción Sindical de UGT, Tony Ferrer. Éste fue el resultado de una reunión mantenida ayer por representantes del Ejecutivo, sindicatos y patronal, durante una hora y media en la sede el Ministerio de Trabajo, en la que las conversaciones de negocios se jugaban su continuidad.

De momento, se han apartado del debate todas aquellas iniciativas relacionadas con la reforma laboral, el abaratamiento del despido o la rebaja en cinco puntos de las cotizaciones sociales, una propuesta a la que, según UGT, el Gabinete de Zapatero se ha opuesto «claramente». «Han dejado claro que, en absoluto, va a plantear una reforma laboral o un nuevo contrato que recorte los derechos de los trabajadores, que produzcan más precariedad y temporalidad, así como un despido más barato», indicó Ferrer.

En cambio, sí se comprometió a estudiar otras posibilidades en este sentido que «estarán muy lejos» de la rebaja propuesta por la CEOE, y que, necesariamente, tendrán que ir por una vía que no ponga en riesgo el sistema de Seguridad Social o el de las pensiones. Asimismo, la mesa de trabajo estudiará posibilidades para mejorar la prestación por desempleo.

Por su parte, el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, confirmó que el Gobierno ha planteado en la reunión que ni el abaratamiento del despido ni la reducción de cinco puntos en las cotizaciones son cuestiones negociables.

Si bien, los representantes del Ejecutivo mostraron su disposición a negociar la prolongación de las prestaciones y a «replantear» la participación de los agentes sociales en las materias que integrarán la futura Ley de Sostenibilidad. Sin embargo, desde CCOO se aseguró que la CEOE no ha hecho ningún gesto de retirar sus propuestas de máximos.

Según UGT, la reunión sirvió para ordenar el guión de trabajo de futuros encuentros, como el que se celebrará el próximo lunes, donde el tripartito pretenden empezar a discutir cada uno de estos temas. No obstante, Ferrer advirtió de que «las diferencias siguen siendo grandes». Así, indicó que aún habrá que decidir sobre la protección de aquellos que hayan agotado sus prestaciones, que son una «prioridad», abandonar la colaboración de las ETT, puesto que «no hay un problema de acceso al empleo», y tocar otras temas como el absentismo laboral.

Por su parte, el Gobierno se limitó a remitir desde el Ministerio de Trabajo una nota, suscrita también por los agentes sociales, en la que certifica la voluntad de las partes de «seguir avanzando en la negociación de un acuerdo que responda a las necesidades tanto coyunturales como estructurales de la economía». Además, especifican que «las actuaciones que están siendo objeto de discusión tienen como prioridad la recuperación de la actividad y el empleo, la protección de las personas más vulnerables afectadas por el desempleo, la competitividad empresarial y sentar las bases de crecimiento económico sostenible».