El Gobierno necesitará un ajuste de 4.000 millones para cumplir con el déficit

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal apunta que “será necesario elaborar un nuevo programa de Estabilidad”

0

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) emitió finalmente su informe de evaluación del Programa de Estabilidad 2016-2019 en el que anunció que la Administración tiene un ajuste pendiente este año de 4.000 millones para cumplir el objetivo de déficit del 3,6% del PIB. El anuncio se produjo una cuando la institución recibió la nueva documentación del Ejecutivo en funciones, coincidiendo con la apertura de la nueva ronda de consultas de los partidos políticos con el Rey para tratar de formar Gobierno. En dicho informe avisó de que “para que sea sostenible en el tiempo y pueda reducirse el déficit público por debajo del 3% en 2017, como prevé el Gobierno, es necesario adoptar medidas con vocación de permanencia no garantizada con un acuerdo de no disponibilidad de gasto de vigencia anual”.

Esto quiere decir que el nuevo Gobierno tendrá que hacer algo más que cumplir el acuerdo de no disponibilidad de créditos en el Estado por importe de 2.000 millones anunciado por el Ejecutivo en funciones o aplicar la regla de gasto en las comunidades autónomas. “Será necesario que un nuevo Gobierno, ya no en funciones, elabore un nuevo Programa de Estabilidad con un horizonte de medio plazo donde se visualice un compromiso creíble con el equilibrio presupuestario y la sostenibilidad de las finanzas públicas”, añadió ante los medios.

Asimismo, cree que el Gobierno deberá “concretar y transparentar” los detalles del acuerdo de no disponibilidad de créditos del Estado, que proporcionarían unos 2.000 millones de euros, para reforzar su “credibilidad”. Y es que, según recordó, esta medida ya ha sido anunciada, pero no ha sido aprobada por el Gobierno en funciones. Por otro lado, AIReF entiende que, dado que no hay medidas anunciadas para la Seguridad Social, que deberá reducir este año su déficit del 1,3% del PIB al 1,1%, ni para los ayuntamientos, que mantienen un objetivo de equilibrio presupuestario tras el superávit de cuatro décimas del PIB en 2015, “esta consolidación procederá de las comunidades autónomas”. Al respecto, estimó que, la nueva previsión de déficit de las comunidades autónomas, del 0,7% del PIB, “puede que no sea suficientemente ambiciosa para que este subsector logre los 2.000 millones de euros adicionales de consolidación que permitirían alcanzar el 3,6% dada la evolución prevista de sus ingresos y la dinámica de sus gastos”.

Mientras que el Gobierno en funciones confía en que el ciclo económico y la aplicación de la regla de gasto permitan reducir el déficit de las comunidades al 0,7% del PIB, la AIReF señaló que “resultan necesarias medidas adicionales para las comunidades autónomas que conduzcan a un déficit de al menos el 0,6% del PIB”. Sin entrar en más detalles, concreta que los acuerdos de no disponibilidad de gasto “tienen que identificar las partidas sobre las que se aplicará” y además “deberán plasmarse en los correspondientes Planes de Estabilidad Fiscal (PEF) que se presenten en el mes mayo”. No obstante, apuntó que los acuerdos de no disponibilidad “no suponen, a priori”, una reducción del gasto.

Además, AIReF calculó que una ejecución rigurosa de los presupuestos vigentes podría ser suficiente para que ocho comunidades cumplieran con ese objetivo de déficit, hasta un resultado agregado del 0,4% del PIB: Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Galicia, Navarra, País Vasco y La Rioja. Sin embargo, advirtió que otras nueve volverían a incumplir hasta completar un déficit conjunto del 1,1% del PIB: Aragón, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Comunidad de Madrid, Murcia y Valencia.

Por ello, insiste en la necesidad de establecer objetivos de déficit asimétricos. “La fijación de una misma senda para todas las comunidades autónomas supone un riesgo para el incumplimiento del objetivo global de estabilidad presupuestaria y aún más claro de la regla de gasto”, añadió. Por otro lado, AIReF avaló el cuadro macroeconómico que acompaña a las proyecciones fiscales, pero cree que la senda de consumo público proyectada a partir de 2017 parece “demasiado restrictiva”, aclaró la institución ante los medios de comunicación sobre uno de los mayores problemas económicos en España.