El Gobierno descarta solicitar el rescate a la UE durante este año

Rajoy defiende que pedirá ayuda a Bruselas si es necesario para aliviar la presión sobre la deuda nacional. El presidente subraya que estudiará adoptar nuevas medidas para evitar «hechos dramáticos».

0

Un día más, la posible petición de rescate de España a la UE fue uno de los temas estrellas de la jornada. Por un lado, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró en la sesión de control al Ejecutivo que no renuncia a pedir ayuda para aliviar la presión sobre la deuda nacional si resulta necesario para el país. Por otro, fuentes de Moncloa detallaron que no está previsto que este dinero se solicite en 2012, siempre y cuando la prima de riesgo no se dispare.

El jefe del Gabinete aseveró que «a mí nadie me habrá odio decir nunca que yo renuncio a utilizar este instrumento europeo». Asimismo, consideró «muy positivo» que el Banco Central Europeo haya diseñado este plan para comprar deuda en el mercado secundario. A pesar de esas alabanzas, Rajoy puntualizó que el instrumento «está ahí» y pidió a los grupos de la oposición que tengan «la total y absoluta certeza» de que lo pedirá si es bueno para los intereses de los españoles. «Si creo que es necesario, lo haré», subrayó.

Sin embargo, el presidente recordó que la petición de ayuda implicaría cierta condicionalidad, que no se conocen las implicaciones que tendría en la prima de riesgo y que cualquier nación necesita el apoyo unánime de todos los miembros de la zona euro.

Además, y en respuesta al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, Rajoy confesó que «probablemente» el Gobierno tenga que cambiar algunas cosas de su política económica, aunque insistió en la necesidad de seguir reduciendo el déficit y haciendo reformas estructurales porque es lo que necesita España.

Asimismo, el popular afirmó que «hoy el euro ya no está en tela de juicio» y advirtió de que «quien apueste en contra» de la moneda comunitaria «se equivocará», reprochando a la oposición su pesimismo respecto de la UE.

Previamente a estas declaraciones en el Congreso, fuentes de la Moncloa explicaron que el Ejecutivo no prevé pedir ayuda a Bruselas en lo que queda de año por entender que las necesidades de financiación están cubiertas.

En medio de las especulaciones de las últimas semanas acerca de cuándo solicitará el país esa ayuda, desde el Gobierno se mantiene que el Gabinete no prevé hacerlo en el corto plazo mientras la prima de riesgo siga en los términos actuales y no se dispare.

Cambios positivos

Por otro lado, el presidente matizó que ve «cambios positivos» en el mercado laboral que demuestran que las reformas del Gobierno «van en la buena dirección». Entre las cosas que funcionan mejor, el líder del Gabinete señaló el contrato para emprendedores, los acuerdos de formación y los expedientes de regulación. Aún así, reconoció que el desempleo sigue aumentando.

En este sentido, recordó que el Gobierno ya aventuró que 2012 sería un año «malo», en el que se registraría un crecimiento negativo del PIB y un aumento del paro. En cualquier caso, Rajoy hizo hincapié en que los PGE por sí mismos no crean ni destruyen empleo.

En lo referente a otras cuestiones, el popular adelantó que no descarta adoptar nuevas medidas para evitar que se sigan produciendo desahucios y se comprometió a estar «muy atento» a las propuestas que plantee el PSOE.

Varios portavoces de la oposición exigieron al Ejecutivo soluciones para las ejecuciones hipotecarias, especialmente tras los sucesos de las últimas semanas. Ante estas apelaciones, Rajoy explicó que su equipo «ya ha adoptado medidas, como el Código de Buenas Prácticas de las entidades financieras», pero que no descarta adoptar otras reformas, para evitar volver a presenciar «hechos verdaderamente dramáticos».