El Gobierno avisa a Mas de que no obligue a los ciudadanos a dividirse

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría deja muy claro en el Congreso que la Diada es de todos y que el Ejecutivo estará siempre dentro del marco de convivencia de la Carta Magna

0

Unir y no separar. Esa fue la máxima que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dirigió ayer a los políticos que se encontraban en el Congreso, al tiempo que advertía al presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, de que «lo peor» que puede hacer es «obligar» a sus ciudadanos a «dividirse».

Sáenz de Santamaría realizó estas declaraciones en los pasillos del Congreso al ser preguntada por si esperaba una asistencia masiva a la cadena independentista que se convocó en Cataluña con motivo de la Diada.

La vicepresidenta comenzó pidiendo a «todos» los políticos que piensen que su labor es la de «unir» y «solucionar» los problemas a los ciudadanos. Y, sin citar expresamente al presidente catalán, subrayó, a renglón seguido, que «lo peor que puede hacer un político es obligar a la gente para la que gobierna a dividirse y a separarse». «No hay que generar conflictos», apostilló.

Dicho esto, la también portavoz del Gobierno y ministra de la Presidencia manifestó que le gustaría un día de la Diada «de todos» porque «todos son catalanes» y porque «a todos y para todos» se debe ejercer la acción de Gobierno.

«Este Ejecutivo también es Gobierno para Cataluña y Gobierno para sus ciudadanos, y nosotros estaremos siempre en lo mismo: en el diálogo dentro de la Constitución, que es un marco de convivencia que nos ha servido a todos los españoles para consolidar una democracia para alcanzar niveles de bienestar que ahora se tratan de recuperar, y me gustaría que todos fuéramos conscientes de eso», apuntó.

Precisamente, ayer por la mañana, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, coincidió a la entrada del Pleno del Congreso con el portavoz económico de CiU en la Cámara Baja, Josep Sánchez Llibre, uno de los diputados de Unió que decidió no participar en la convocatoria de la cadena por la independencia que se realizó por la tarde en Cataluña.

Dicha formación no estuvo presente en esa Vía Catalana, pero sí dejó que sus militantes pudieran asistir a esa cita. En concreto, participaron los parlamentarios de Unió en el Congreso Montserrat Surroca y Antoni Picó.

Por su parte, la líder de los populares en Cataluña (PPC), Alicia Sánchez Camacho lamentó que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, convirtiese la Diada «en el escaparate mundial del independentismo», lo que motivó la ausencia del PPC de los actos oficiales del 11 de septiembre y la organización de un acto propio del partido.

«Por eso hoy, ante todos aquellos que han venido desde ayuntamientos, diputaciones e instituciones a romper la normalidad, la convivencia y la democracia, el PP está aquí», defendió Camacho, que ensalzó a su partido frente a PSC y UDC como el único que da la cara por una festividad de todos.

Fuera de los debates propios de la jornada de la Diada, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, encontró «magnífico» que el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, haya planteado «un razonamiento parecido» al de los socialistas para resolver los problemas de encaje de Cataluña en España. El progresista recordó que el PSOE propone un cambio «medido y limitado» de la Constitución, no «abrirla en canal». En declaraciones en los pasillos del Congreso, el jefe de la oposición calificó de «un poco crípticas, pero sugerentes» las palabras de Margallo hablando de «revisar» la «organización territorial».