El Gobierno aprueba el «tijeretazo» por solo un voto

El Gobierno ha conseguido sacar adelante en el Congreso el decreto-ley con las medidas de recorte del gasto por tan solo un voto de diferencia, ya que ha sido convalidado únicamente con el apoyo del grupo socialista, la abstención de CiU, UPN y Coalición Canaria y el rechazo del resto de los grupos.

0

Así, la rebaja del sueldo de los funcionarios y la congelación de las pensiones han recibido 169 votos a favor de todos los diputados del PSOE, 168 en contra -procedentes de los escaños del PP, PNV, ERC, IU, ICV, BNG, Na Bai, UPyD- y 13 abstenciones que han permitido al Ejecutivo obtener «luz verde» para sus medidas de recorte.

El pleno de la Cámara ha rechazado además tramitar el decreto-ley como proyecto de ley -lo cual alargaría su aprobación definitiva y permitiría modificarlo a través de enmiendas- por 169 votos en contra, 168 a favor y 13 abstenciones.

El resultado de la votación, según el jefe del Ejecutivo, fue «el esperado» ante un texto «difícil» y agradeció a los grupos que se han abstenido su «responsabilidad» para facilitar la convalidación del decreto.

Durante su intervención en el debate, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, defendió que estas medidas son «imprescindibles y urgentes», así como determinantes para la economía en los próximos años.

Reiteró que las dos preocupaciones principales del Ejecutivo son el paro, «objetivo absolutamente prioritario», y la reducción del déficit, «condición imprescindible para impulsar la actividad económica y el empleo».

Tras su comparecencia, Salgado reprochó en los pasillos del Congreso la actitud del PP «muy poco responsable y muy poco europea», al tiempo que advirtió a la derecha de que «algún día» habrá que recordarle su voto negativo.

El líder del PP, Mariano Rajoy, aseguró durante su intervención en el pleno que su partido no puede contribuir a que «el principal problema de la economía española», el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, continúe en el cargo.

En su opinión, se trata de un decreto «improvisado, injusto e insuficiente» que no genera empleo ni riqueza, rompe los acuerdos del Pacto de Toledo, se ha hecho sin hablar con nadie y lo presenta y promueve «una persona», el presidente del Gobierno, que «es el peor lastre para la economía española».

Solo. El Gobierno admite que se ha quedado solo en el Congreso y que tiene que reconstruir los apoyos parlamentarios que «ahora no tiene», después de que la Cámara haya convalidado con los únicos votos a favor del PSOE el decreto ley con las medidas de ajuste, pero rechaza tajantemente que Zapatero haya sido derribado.