El cáncer toma ventaja

El número de casos de tumores malignos se ha visto incrementado en un 20 por ciento en la última década

1

La lucha del ser humano contra el temible cáncer continúa, pero parece que, a pesar de los muchos esfuerzos, la enfermedad está tomando ventaja. Y es que el número de casos de esta patología subió un 20 por ciento en el mundo en la última década hasta alcanzar 12 millones de nuevas detecciones al año, según divulgó hace unos días el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer.

La organización alertó de que en los próximos años la incidencia de la enfermedad podría aumentar de forma «drástica» y recalcó que los casos que se detectan cada año son cuatro veces más que las infecciones por el virus del sida (2,6 millones) y muchos pueden prevenirse.

El organismo, que estudia el caso agrupa a organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a la investigación y la prevención del cáncer, subrayó que 2,8 millones de los procesos que se detectan al año están ligados a la dieta, la actividad física y el sobrepeso.

Los países desarrollados sufren con especial virulencia los efectos de enfermedades no transmisibles como el cáncer -siete de los 12 millones de casos anuales se dan en el llamado primer mundo- y otras afecciones asociadas al estilo de vida sedentario de la actual sociedad y a una dieta poco equilibrada, como la diabetes o dolencias cardíacas y respiratorias.

Durante el pasado mes de septiembre, la ONU celebró una cumbre en la ciudad de Nueva York en la que se debatieron posibles soluciones para contener el auge de las enfermedades no transmisibles, una reunión en la que se acordaron políticas robustas a nivel global para prevenir millones de muertes evitables.

«El cáncer, así como otras afecciones relacionadas con el estilo de vida, es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos. Hay mucho en juego, están en riesgo las vidas de millones de personas», afirmó Martin Wiseman, asesor científico de la organización.

Wiseman manifestó que «mucha gente todavía no sabe que factores como el consumo de alcohol y la obesidad incrementan el riesgo de padecer cáncer». «La sociedad disuade a la gente de adoptar hábitos saludables. Desde los anuncios de televisión hasta el precio de la comida desaniman a la población a mejorar sus costumbres», analizó el científico.

A pesar de que la incidencia del cáncer es más elevada en países ricos, donde la población tiende a ser más sedentaria y con mayor tendencia a engordar, la enfermedad también afecta cada vez más a naciones en desarrollo, donde la infraestructura sanitaria carece de capacidad para poder enfrentarse a este tipo de enfermedades.

soluciones. Mientras tanto, se sigue investigando en posibles soluciones para acabar con esta patología. En la quinta edición del encuentro de la asociación de usuarios españoles de la radiación sincrotrón, usada para generar rayos X entre otros espectros, se analizaron las posibilidades de utilizar esta tecnología dentro de la nanotecnología para curar el cáncer.

Así, lo indicó hace unos días el presidente de este congreso, Alfredo Segura, quien auguró «un impacto enorme» de las aplicaciones de la radiación sincrotrón dentro de las dimensiones nanométricas. Segura explicó que «en un futuro se espera que se puedan preparar unas nanopartículas con unas moléculas biológicas que encuentren la célula cancerígena, se unan a ellas y la destruyan gracias a la absorción de energía y el aumento de temperatura».

Otro de los campos donde más recorrido tendrá esta tecnología, que puede crear «un láser de rayos X», es en la medicina genética al permitir «estudiar las proteínas y su estructura bioquímica» para conocer, a través de su codificación en el ADN, las razones por las que a veces no son capaces desarrollar ciertas funciones vitales.

Estas investigaciones podrán practicarse dentro de pocos meses en España cuando se inaugure el Sincrotrón español ALBA, que serán las protagonistas de la última jornada del congreso. Otras líneas se centrarán en la «microscopía de los rayos X para el estudio de células y muestras biológicas, en el estudio de la fotoemisión para reacciones de catálisis».

Una de las ponencias del congreso estará dedicada a la fotoemisión en el grafeno, material por el que se otorgó el premio Nobel de Física de 2010 a Andre Geim y Konstantin Novoselov, con una ponencia a cargo de la doctora Karten Horn, del Fritz Haber Institut de Berlín.

«La propiedad más destacada del grafeno es que sus electrones tienen una movilidad altísima que solo se pudo comprobar con una técnica de fotoemisión, lo que ayudó a desarrollar dispositivos electrónicos más rápidos que los de silicio», finalizó Segura.