El bebé de Dalilah muere por un «terrorífico error» médico

Al hijo de la primera víctima mortal de gripe A se le administró la alimentación por vía intravenosa y no por sonda nasogástrica.

1

Luto y dolor en Madrid. Pocas horas después de conocerse la trágica noticia de la muerte de Rayán, el bebé prematuro de la primera víctima mortal de gripe A en España, ya se supieron algunos detalles que rodearon las circunstancias de la muerte. Según explicó el director gerente del Hospital Gregorio Marañón, Antonio Barba, el recién nacido falleció por un «terrorífico error profesional», al serle administrada la alimentación por vena en vez de por la sonda nasogástrica. Los dos profesionales que atendían al pequeño han sido apartados.

Asimismo, desde la Consejería de Sanidad aseguraron que han llevado el caso a la Justicia, mientras que se abrirá una investigación interna sobre lo sucedido.

Barba convocó una rueda de prensa en la que argumentó lo sucedido: parece ser que a las 21,00 horas, el niño tenía que recibir por vía nasal la alimentación láctea para prematuros. El error se produjo cuando en lugar de suministrárselo por la vía habitual, el personal se lo dio por parental. Cerca de una hora después, los facultativos se dieron cuenta del error, pero ya era tarde. «Ese modo de facilitarle la comida es absolutamente incompatible» con la vida, pues en prematuros, los órganos son demasiado pequeños para asimilar este suministro.

El director gerente del hospital madrileño reconoció el duro momento que vivió al trasladarle la fatídica noticia a la familia del menor. «He hablado con ellos. Ha sido uno de los peores momentos de mi vida profesional», señaló. Asimismo, reconoció que «el hospital y su directivo asumirán todas las consecuencias» derivadas del suceso, así como «todo tipo de responsabilidades, tanto humanas, morales como patrimoniales» con la familia.

El fallo que supone la muerte del pequeño se suma a las sospechas manifiestas del marido de Dalilah sobre la defunción de su mujer, que, en su opinión, también deriva de un error de los médicos. En este sentido, Barba manifestó su convicción de que «en el primer caso podríamos discutir, pero en el segundo no hay ninguna excusa».

El fallo fue realizado por el «personal de enfermería -afirmó Barba- y las dos enfermeras del centro madrileño, encargadas de la evolución del hijo de Dalilah, fueron apartadas del servicio de manera cautelar, después del aparatoso suceso.

Según el secretario de la Sección Sindical de Comisiones Obreras en el hospital madrileño, Isidoro del Moral, la enfermera que cometió el «error» se encontraba haciendo una suplencia y no tenía experiencia con niños prematuros. «La ATS no se encontraba en prácticas, pues tenía la carrera terminada», aunque no tenía experiencia en esta materia. Con ella, se encontraba otra enfermera que, momentos antes de los hechos, tuvo que ausentarse para atender una urgencia.

Acerca de la actualidad sobre la gripe A en España y, tras lamentar la muerte del pequeño, la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, informó de que en el país, el virus AH1N1 ha contagiado a 1.034 personas, de las que 15 están ingresadas en la UCI, «estables dentro de su gravedad» y sometidas a un «vigilancia intensa». Una vez superado el millar de pacientes, Sanidad no se plantea establecer zonas epidemiológicas de mayor riesgo como se está estudiando en el Reino Unido. La titular de Sanidad recordó que la OMS en ningún momento ha hecho ese tipo de consideración ni ha dado recomendaciones de no viajar a un determinado lugar.