El BCE amplía su programa de compra de deuda pública e incluye la regional y local

Los bancos que depositen su liquidez en la entidad europea tendrán que pagar un 0,3% y se mantiene el tipo de interés de los préstamos

0

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido extender hasta al menos finales de marzo de 2017 la duración de su programa de compra de activos públicos y privados, en el que también se incluirá deuda de gobiernos regionales y locales entre los activos que pueden ser adquiridos por el banco central, que ha rebajado su facilidad de depósito al -0,30%, lo que implica que cobrará más a los bancos que guarden diariamente su liquidez sobrante en la entidad.

“Hemos decidido incluir en el programa los instrumentos de deuda emitidos por gobiernos regionales y locales de la zona euro”, anunció el presidente del BCE, Mario Draghi, quien, no obstante, indicó que el objetivo mensual de compra de activos seguirá siendo de 60.000 millones de euros.

Asimismo, el banquero italiano anunció que el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido extender la vigencia de este programa hasta “finales de marzo de 2017”, frente a la actual duración, que preveía su finalización en septiembre de 2016, siempre y cuando se logre “una convergencia” con el objetivo de estabilidad de precios de la entidad, que pretende alcanzar a medio plazo una tasa de inflación próxima al 2%.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno del BCE acordó también en su reunión de diciembre reinvertir los pagos correspondientes a los vencimientos del principal de los activos adquiridos “durante el tiempo que sea necesario”, lo que “podría comenzar antes de marzo de 2017 y ciertamente continuará después de esta fecha”, apuntó Draghi. A este respecto, no obstante, el presidente del BCE indicó que es demasiado pronto para decir qué cantidad de deuda regional se llevará a cabo, señalando que la estrategia de inversión corresponderá a los bancos centrales nacionales.

Draghi defendió en rueda de prensa que esta medida servirá para mantener el grado de “acomodación” de la política monetaria durante un horizonte “más largo”. Además, el presidente del BCE reaccionó ante las preguntas que hacían referencia a la posible decepción con la que el mercado ha acogido las nuevas medidas recordando que el programa de compras “es flexible” y siempre puede ajustarse su duración y magnitud. “Vamos a revisar algunos parámetros técnicos de nuestro programa en la primavera”, añadió.

Estas nuevas medidas del BCE fueron desgranadas por Mario Draghi después de que la institución decidiera mantener el tipo de interés de referencia en el mínimo histórico del 0,05%, mientras que la tasa de depósito pasará a ser la próxima semana del -0,30% desde el -0,20% actual, lo que supone que los bancos de la eurozona deberán pagar más al BCE para depositar su liquidez sobrante en la ‘hucha’ de la institución. “Hemos recortado el tipo de depósito porque creemos que es adecuado”, afirmó Draghi ante lo medios, reconociendo que las medidas anunciadas se habían adoptado por “una amplia mayoría”.

Sobre las decisiones adoptadas, el máximo responsable de la política monetaria de la zona euro apuntó que “en las medidas anunciadas hoy hay confianza, pero no complacencia”. Sin embargo, el presidente del BCE reiteró su llamamiento al resto de autoridades de la zona euro y líderes nacionales al subrayar que para alcanzar los máximos beneficios de la política monetaria “es necesario que contribuyan decisivamente otras áreas”.

Por otro lado, el presidente del BCE anunció que las nuevas previsiones de crecimiento de la institución contemplan una expansión del PIB del 1,5% en 2015 y del 1,7% en 2016, mientras que en 2017 crecerá a un ritmo del 1,9%, lo que supone mejorar en una décima las proyecciones de septiembre para los años 2015 y 2017, manteniendo las de 2016.