Parte de los acusados de los delitos más graves que tendrán que responder ante el alto tribunal.
Parte de los acusados de los delitos más graves que tendrán que responder ante el alto tribunal. / EFE
Publicidad

El Tribunal Supremo ha confirmado su competencia para enjuiciar el ‘procés’ independentista en Cataluña pero ha levantado del banquillo a seis de los acusados, cinco de ellos Miembros de la Mesa del Parlament y una exdiputada de las CUP que habían sido procesados tan sólo por el delito de desobediencia. Estas personas deberán juzgados ahora en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), según informaron fuentes del alto tribunal.

De este modo, estima parcialmente las alegaciones planteadas por las defensas del ex vicepresident Oriol Junqueras y los otros 17 procesados por el juez Pablo Llarena que habían reclamado que el asunto pasara a manos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). En el banquillo del Supremo quedarán doce exmandatarios, acusados todos ellos de rebelión y malversación de fondos públicos o que sumaban a este último delito el de desobediencia.

La Sala, que comenzará a juzgar este asunto en las próximas semanas, lo justifica en un auto en el que admite parcialmente los planteamientos expresados por los abogados en la vista de previo pronunciamiento celebrada el pasado día 18. Contra este auto no cabe recurso alguno y a partir de hoy se inicia el plazo de 10 días que tienen las defensas para presentar sus calificaciones provisionales.

Operatividad

Los investigados en el Supremo que pasarán ahora a ser enjuiciados por el TSJC son Lluis Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet, exmiembros de la Mesa del Parlament, además de la exdiputada de la CUP Mireia Boya. La Fiscalía y la Abogacía del Estado pedía para ellos solo una pena de multa al atribuirles actividad accesoria, reducida a la actividad parlamentaria que impulsó las leyes anticonstitucionales pero sin estar dentro del núcleo de decisiones del plan independentista.

Por contra, la Sala confirma su competencia para enjuiciar a los acusados de delitos más graves. Además de Junqueras, éstos son Jordi Sánchez y Jordi Cuixart; la experesidenta del Parlament Carme Forcadell y los exconsejeros Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquin Forn, Dolores Bassa, Meritxell Borrás, Carles Mundó y Santiago Vila.

Tras el examen de los escritos de acusación formulados por las acusaciones que ejercen la Fiscalía, la Abogacía del Estado y la acusación popular, ejercida en nombre de Vox, así como las alegaciones de las partes en el acto de la vista del pasado 18 de diciembre, la Sala Segunda razona que “el rígido entendimiento histórico de la conexión ha dejado paso, a raíz de la reforma de 2015, a una desconexión procesal” dirigida a lograr a un enjuiciamiento más ágil y sin dilaciones.