El rescate de Julen, a la espera de perforar el túnel horizontal

El equipo de rescate baraja alcanzar mañana la zona donde confían que esté el pequeño

146

La perforadora que el sábado a las 13.45 horas comenzó los trabajos de un túnel vertical paralelo al pozo en el que cayó, hizo ayer una semana, el niño de dos años Julen, habían alcanzado, al cierre de esta edición los 45 metros de profundidad.

La perforación atravesó una zona de material muy duro en un terreno complicado, por lo que los trabajos en esta finca del municipio malagueño de Totalán, pese a que siguen sin descanso, se han ralentizado. En la jornada de ayer, a las 07.00 horas se había llegado hasta los 33 metros.

De esta manera se ha superado ya más de la mitad del pozo vertical paralelo. Una vez se llegue a los 60 metros y se encamise, será el turno de los miembros de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, de Asturias, que tendrán que avanzar con medios manuales una galería horizontal de unos cuatro metros para conectar con la cota del pozo a la que se estima que está Julen.

Además, mientras la perforadora sigue su trabajo, se realizan labores de hormigonado junto a la zona de trabajo para evitar desprendimientos. Igualmente, está ya en el lugar la cápsula en la que bajarán los mineros asturianos, de 1,05 metros de diámetro por 2,5 de altura, diseñada por el director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Julián Moreno, y fabricada por herreros malagueños.

Trabajo supeditado

A última hora de la tarde de ayer, el ingeniero coordinador del operativo de rescate, Ángel García Vidal, detalló los avances.

Así, la información más destacada que ofreció fue que, “esperamos llegar a los 60 metros al final de la noche, si todo sigue según el ritmo que llevamos”.

Sin embargo, “la velocidad de la perforación está supeditada a lo que nos encontramos. La unidad geológica en la que nos encontramos es complicada. Vamos de materiales duros a otros más duros. Por eso, en determinados momentos la velocidad de perforación es más lenta, y ralentiza toda la operación”, comentó.

“Al acabar la perforación vertical, habrá que encamisar la perforación, lo que nos llevará entonces entre cinco y seis horas”, detalló el ingeniero, quien continuó detallando el minucioso trabajo que toca emprender después para horadar el túnel horizontal que llevará hasta Julen.

Finalmente, García Vidal habló de que, “el tiempo vendrá determinado por los materiales que se encuentren. Según mi opinión y la tremenda experiencia de este equipo, se espera que tarde hasta 24 horas”. Por tanto, los mineros no llegarán hasta mañana a la zona donde está el niño.