La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. / efe
Publicidad

A ocho días de que se inicie el debate de investidura, el PSOE se mostró ayer dispuesto a modificar su oferta programática si ello ayuda a alcanzar un acuerdo con Unidas Podemos, cuyos militantes siguen en proceso de votación para decidir su postura. Así lo aseguró ayer la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo, para quien “a lo largo de los días (el documento) se puede perfeccionar y modificar” con el objeto de alcanzar un acuerdo con Unidas Podemos que facilite la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

En declaraciones a los periodistas, Calvo explicó que el próximo jueves se reunirá la Ejecutiva federal del PSOE para ver si entonces han podido sentarse “a hablar” con Unidas Podemos.

Asimismo, indicó que “cuando uno va en serio va con los contenidos, que es lo que realmente importa”, así como con “equipos negociadores” para definir leyes prioritarias y objetivos para los primeros años de legislatura. Sobre la decisión de Unidas Podemos de consultar a sus bases un posible acuerdo con Sánchez, Calvo habló de respeto, aunque añadió: “En las coyunturas importantes (los socialistas) sabemos lo que tienen que hacer nuestras siglas y nuestros líderes”.

Tras recordar que el PSOE dobla en escaños al siguiente partido más votado y que con Unidas Podemos no suma suficiente apoyo para formar Gobierno, defendió que la posición de los socialistas es “razonable y de sentido común”.

Sánchez está haciendo “todo el esfuerzo posible para que la semana del 22 sea investido, con la confianza de la Cámara”, para que “España tenga ya su Gobierno a pleno rendimiento”, aseguró la vicepresidenta en funciones. Por su parte, la dirigente de Podemos Gloria Elizo, vicepresidenta primera del Congreso, señaló en su cuenta de Twitter que “si hubiera un plan B el PSOE sería responsable de su actitud”.

“Es difícil ver gobiernos de coalición en varias autonomías y un rechazo frontal en el gobierno de España”, agregó Elizo.

Puig

Entretanto, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, apeló a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas implicadas en las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Puig señaló en el Colegio de Abogados de Valencia que el PSOE tiene “más responsabilidad”, porque es el partido más votado, pero también la tiene Podemos, que es el “socio preferente” del PSOE, y asimismo la tienen “las derechas”.

El jefe del Ejecutivo valenciano señaló que la “obligación” de los grupos políticos es “dar salida gubernamental” a lo que los ciudadanos han decidido en las elecciones generales, con independencia de que el Gobierno que resulte no sea “el que le gusta a mucha gente”, según recalcó el presidente valenciano.