Oriol Junqueras junto al resto de investigados por el proceso soberanista.
Oriol Junqueras junto al resto de investigados por el proceso soberanista. / EFE
Publicidad

El ‘procés’, el juicio contra sus responsables y los permisos o restricciones para los candidatos se cruzaron ayer en el debate político de la quinta jornada de la campaña electoral.

Oriol Junqueras fue noticia por partida doble, por un lado como cabeza de lista a las europeas, porque la Junta Electoral Central ha denegado la solicitud de Esquerra para que participe por videoconferencia en el debate de candidatos europeos a TV3, alegando que resulta incompatible con el régimen horario de la cárcel de Soto del Real (Madrid). Una prohibición que la JEC también ha decretado para Toni Comin, candidato de JxCat Lliures.

Y por otro lado, porque el Tribunal Supremo ha autorizado a Junqueras, junto a otros tres diputados y un senador electos que se encuentran en prisión preventiva, a participar el martes en la sesión constitutiva de las Cortes.

Será el próximo martes 21 de mayo, a cinco días de la próxima cita con las urnas, cuando se celebre dicha sesión en el Congreso y en el Senado y se produzca este momento inédito en democracia: La asistencia a las Cortes de cinco parlamentarios electos que se encuentran en prisión.

Todas estas noticias se conocieron en la quinta jornada de campaña en la que los líderes de los principales partidos siguen haciendo su gira acompañando a líderes autonómicos y municipales con mensajes muy parecidos a los que tuvieron en la carrera hacia las generales.

En Galicia, Pedro Sánchez insistió en la necesidad de que la izquierda vuelva a movilizarse como el 28A ante la amenaza de “la derecha y sus tres siglas”.

Pablo Casado, por su parte, ahondó en la “remontada” que quiere lograr en los comicios municipales, autonómicos y europeos tras los malos resultados de las generales.

El líder del PP estuvo en Palma y allí defendió “no dar una sola bola por perdida” como hace el tenista manacorense Rafa Nadal y ha asegurado que va a “pelear el partido hasta el final”.

En esta misma jornada en la que los populares colgaron en la fachada de su sede nacional, en la madrileña calle Génova, una larga lona con el mensaje “Hay partido”, Casado insistió en el símil deportivo para señalar que el PP ha tenido “grandes victorias y resultados decepcionantes”.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, estuvo en Ávila, donde consideró que su partido no será llave en Castilla y León como pronostica el CIS, sino que será el que gobierne, y PP y PSOE tendrán que decidir si le apoyan. Rivera insiste así en su confianza en que Ciudadanos logre el sorpasso al PP en éste y otro territorios. Y admitió también que a la hora de pactos prefiere tenerlos con el PP a buscarlos con el “sanchismo”.

Debate paralelo

No escapó Rivera del debate paralelo a la campaña, el de la constitución de las Cortes. Ha asegurado que su partido no bloqueará en el Parlament la designación de Miquel Iceta como senador autonómico, pero votará en contra de que sea elegido presidente del Senado.

Y por parte de Podemos, Irene Montero se refirió a las negociaciones con el PSOE para asegurar que su partido aspira a consensuar con los socialistas toda la configuración del Gobierno.

Montero admitió en cualquier caso que habrá que esperar a que pase esta campaña y la cita con las urnas del 26 de mayo para avanzar en la negociación.

Por lo demás, las resoluciones del Supremo y de la JEC que afectan a los presos del procés no han sido las únicas relevantes de esta jornada de campaña.

Además se ha sabido que Vox no participará en el debate a seis de RTVE de cara a las elecciones al Parlamento Europeo y sí lo hará Lliures per Europa (JxCat), ya que la corporación pública ha reformulado su criterio. El nuevo criterio, es que participen los partidos con dos o más eurodiputados y responde a la interpretación de tres resoluciones de la JEC.