El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Montesinos. / EFE
Publicidad

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, aseguró ayer que, en caso de que haya nuevas elecciones generales, están preparados para “dar la batalla” y para “volver a conectar con todos los votantes de centroderecha”.

Durante su intervención en la apertura de la Escuela de Verano de Nuevas Generaciones Andalucía en Marbella, aseguró que el PP tiene un “equipo preparado” y un “proyecto ilusionante” para hacer frente a una posible convocatoria electoral.

Montesinos señaló que su partido no va a facilitar la investidura de Pedro Sánchez, “ni la de ningún dirigente del PSOE”, aunque también recordó las opciones para el “desbloqueo” que plantean los populares.

Bloqueo político

Por un lado, explicó que los socialistas pueden elegir a otro candidato para “intentar así llegar a acuerdos con sus socios naturales”, y también se preguntó si Sánchez está dispuesto a “abstenerse para que haya un gobierno constitucionalista liderado por Pablo Casado”.

“Sánchez es el responsable exclusivo del bloqueo político que está atravesando este país, y será el responsable exclusivo si los españoles tenemos que volver a ir a las urnas”, aseveró Montesinos, quien aprovechó para apostillar que será el “fracaso personal” del líder del PSOE.

El también diputado por Málaga denunció la “parálisis reformista” en la que se encuentra España, de la que culpó al presidente en funciones, y dijo que ya existen indicadores que reflejan “desaceleración económica”, como “el peor mes de julio en empleo desde 2008”, o el “desplome” en la venta de pisos.

Asimismo, indicó que el líder socialista ha confirmado en sus últimas manifestaciones que “no hizo los deberes” cuando acudió a la investidura, que “ha dejado claro que todo fue una batalla por el poder y que no tenía ni proyecto ni ideas” y que “sigue sin los apoyos necesarios para ser presidente del Gobierno”.

El dirigente popular también criticó que el presidente en funciones haya anunciado “sin ruborizarse” que quiere negociar con los “nacionalistas catalanes”, cuando en realidad se trata de partidos “independentistas que amenazan las instituciones” y que pusieron a España “entre la espada y la pared”.

Ante este escenario, Montesinos aprovechó para volver a dejar claro que el PP no facilitará “bajo ningún concepto” la investidura de Sánchez ni de ningún dirigente del PSOE y que estará “donde le han situado los españoles: liderando la oposición con firmeza, coherencia y sentido de Estado”.