El juez archiva las piezas de Corinna y ‘Kitchen’ del caso Villarejo

El magistrado de la Audiencia Nacional da a las partes personadas en el sumario 90 días para acceder a la causa en las dependencias del juzgado y de la que no podrán hacer copias

32
El excomisario José Manuel Villarejo es la unión de diversas piezas que serán juzgadas por la Audiencia Nacional. / E. P.
Publicidad

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea emitió una providencia en la que establece las normas para la consulta por las partes personadas del sumario del ‘caso Tándem’, también conocido como caso Villarejo, si bien hizo una mención especial a los archivos correspondientes a dos de las piezas más mediáticas de esta causa: la relativa a la ‘operación Kitchen’ y la denominada ‘Carol’ (que ya está archivada) sobre las grabaciones a la princesa Corinna en relación al Rey emérito.

Tras explicar el modo en que las partes tendrán acceso al sumario, después de que la Sala de lo Penal le autorizase a levantar el secreto de la pieza principal del caso, De Egea especifica en su providencia que “quedará excluido en todo caso aquella información que ha sido identificada como posible información clasificada y respecto de la cual se ha solicitado del Consejo de Ministros su desclasificación, y esto en tanto no recaiga acuerdo firme al respecto”.

Con esto, el magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 se refiere a la pieza número 7 del ‘caso Tándem’, la que investiga la supuesta operación policial denominada ‘Kitchen’ que se habría puesto en marcha en 2013 con financiación de fondos reservados para conseguir documentación sensible que el extesorero del PP Luis Bárcenas se pudo haber llevado del partido cuando fue despedido.

El juez De Egea solicitó hace unas semanas al Consejo de Ministros que desclasificara toda la operación, ya que estaba sujeta al velo de la Ley de Secretos Oficiales, con el objetivo de poder conocer toda la documentación que exista sobre ella y para que los implicados en la misma puedan responder sin restricciones. El Gobierno atendió esta petición el viernes pasado.

Así, el magistrado explica en su providencia que también quedarán fuera de consulta de las partes personadas todos aquellos archivos que constan en el sumario y que derivaron en la apertura de la pieza número 5, ‘Carol’, que se abrió al conocerse las grabaciones de la conversación entre el comisario jubilado José Manuel Villarejo y Corinna Larsen en la que ésta afirmaba que el Rey Juan Carlos tenía cuentas en Suiza y cobró comisiones por intermediar en la licitación del proyecto del AVE a La Meca.

El juez archivó la pieza 5 apenas un mes después de abrirla el verano pasado y, de hecho, De Egea ya subraya en su resolución que se ha ordenado la exclusión de todo este contenido del procedimiento.

ACCESO A TODA LA CAUSA

Aunque la Sala de lo Penal autorizó al magistrado de refuerzo a levantar el secreto de sumario sólo de la pieza principal de la causa de la operación Tándem (en la que se detuvo al comisario en noviembre de 2017), de ésta emanaron todas las demás piezas, pues se fueron abriendo a medida que se analizaba la documentación, grabaciones y agenda incautadas a Villarejo.

De este modo, levantándose el secreto de la pieza principal, las partes podrán tener acceso a toda la causa y el juez ha preferido seguir restringiendo los archivos que tengan relación tanto con ‘Carol’ como con ‘Kitchen’. Ésta última es, según fuentes jurídicas, la pieza más delicada de toda la investigación hasta el momento.

El sumario indica el juez en su providencia, sólo podrá consultarse en las dependencias del Juzgado Central de Instrucción número 6. Allí se expondrán tanto los documentos en papel como los digitales, a excepción de la parte aún encriptada, que queda fuera del levantamiento del secreto. Los abogados que acudan no podrán hacer copias de ningún tipo.

El material del que habla el juez son los “soportes documentales tangibles” y “la documentación digitalizada que fue intervenida en los registros y que obra en la plataforma digital” dependiente de los juzgados de la Audiencia Nacional, la cual “ya ha sido analizada por la unidad de asuntos internos”. Las partes dispondrán de un “índice de la documentación intervenida y que se encuentra digitalizada al objeto de facilitar su manejabilidad”.

En lo que respecta a los dispositivos móviles, los abogados tendrán acceso a un “informe de extracción de datos en las oficinas de la secretaría judicial”, mientras que el material informático “se procederá en igual término a darse acceso a las partes a través de dispositivos de hardware que permitan el bloqueo de puertos de los dispositivos originales e impidan la realización de copias”.

El sumario estará disponible durante un plazo de 90 días, que podrán prorrogarse por otros 90 días, “tantas veces como fuere necesario y hasta tanto termine la instrucción de la causa”. Las partes personadas, además, podrán hacer las alegaciones que estimen oportunas de cara a “preservar la protección de la intimidad de las víctimas y de terceros no intervinientes”. Será el juez el que decida después si las atiende o no.

Como paso previo a todo esto la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional tendrá 15 días para informar sobre el “eventual hallazgo en el análisis de los dispositivos informáticos de archivos o información que puedan comprometer la seguridad del Estado o que pudiera estar legalmente clasificada, indicando en su caso si la misma afectará a la comisión de nuevos delitos a instituciones del Estado o su propia seguridad, de modo que pueda hacerse efectivo el cumplimiento de las previsiones contenidas en la Ley de Secretos Oficiales”.