El joven señala que un trabajador del centro donde estaba internado le obligó a decir que su madre abusó de él.
El joven señala que un trabajador del centro donde estaba internado le obligó a decir que su madre abusó de él. / E.P.
Publicidad

El joven con TDA y con una discapacidad del 33 por ciento que presuntamente fue abusado por su madre cuando tenía 11 años de edad en Mallorca ha negado este jueves los hechos ante la Audiencia Provincial de Baleares. “Eso no es verdad”, aseguró.

Durante su declaración en el juicio, por el que su madre se enfrenta a 11 años de cárcel por abusos sexuales continuados entre enero de 2011 y agosto de 2013, el joven señaló que un trabajador del centro donde se encontraba entonces internado le obligó a decir que había sido abusado por su madre y le amenazó con pegarle si cambiaba la versión.

El joven explicó también que desde hace unos cuatro meses, cuando salió del centro de menores al alcanzar la mayoría de edad, vive con su madre y que se lleva bien con ella. Además, subrayó que su “trastorno” no le impide hacer “vida normal”.

La madre, por su lado, también negó los hechos. Preguntada la representante del Ministerio Fiscal por si había forzado a su hijo a que le “penetrara bucal, anal y vaginalmente”, dijo que “jamás”.

Cambios de actitud

Durante el juicio, también declaró un educador del centro, quien explicó que un verano les llegaron dos informes policiales referentes al menor en los que se referían que había protagonizado dos conductas sexualizadas en la vía pública. Así, se investigó y se determinó que se iban a acabar las salidas del centro. Según ha explicado, el menor acabó contando que su madre había estado abusando de él.

La directora del centro también señaló que detectaron un “cambio de actitud en el menor”. “Nos extrañó mucho, porque no habíamos visto en él conductas de carácter sexual. Pensábamos que tenía acceso a pornografía o algo así, y que esto le estaba excitando”, planteó. Cuando el niño les explicó qué ocurría, la directora señaló que pusieron la situación a cargo de los especialistas.

Por su parte, un educador social del IMAS, que tenía asignado al menor, manifestó que “el retraso” que padece “no le impide fabular”, aunque otra cosa es que componga una “historia compleja”. Así, considera que con sus manifestaciones, el menor es “consciente” de que está intentando “parar una acusación contra su madre”.

El juicio quedo suspendido hasta hoy a las 09.20 horas a la espera de que pueda declarar una técnica de la Unidad de Valoración de Abuso Sexual.