El G20 prevé un mayor crecimiento mundial en el segundo semestre

El grupo señala como las principales amenazas las “tensiones” comerciales y geopolíticas

11
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, durante su intervención en Fukuoka. / Efe
Publicidad

Los países del G20 constató que el crecimiento global “se está estabilizando”, con la previsión de una “recuperación moderada” a partir del segundo semestre de 2019, y acordaron seguir trabajando para una fiscalidad internacional “justa, sostenible y moderna”, según informó el Ministerio de Economía y Empresa.

Esta fue una de las conclusiones de la reunión ministerial del G20 celebrada durante el fin de semana en Fukuoka (Japón), a la que acudió la ministra española de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño.

El encuentro sirvió para preparar la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará el 28 y 29 de junio en otra ciudad japonesa, Osaka. Japón es el país encargado de la presidencia del G20 durante 2019.

Los ministros de Economía y de Finanzas y los Gobernadores de los Bancos centrales de los estados miembros analizaron la situación de la economía global y han debatido sobre la situación económica mundial, la fiscalidad internacional, los desequilibrios globales, la estabilidad financiera, así como financiación al desarrollo, inversión en infraestructuras y los cambios demográficos.

Los países del G20 reafirmaron su compromiso de utilizar “todos los instrumentos de política económica” en favor de un crecimiento “sólido, sostenible, equilibrado e inclusivo”.

Los participantes en la reunión reconocen que la amenaza principal para ese crecimiento son las “tensiones” comerciales y geopolíticas que “se han intensificado” y aseguraron que están dispuestos a “tomar acciones conjuntas para fortalecer la cooperación internacional”.

En este sentido, reiteraron que el comercio y la inversión internacional “son motores del crecimiento, la productividad, la innovación, la creación de empleo y el desarrollo”.

Los ministros del G20 valoraron de forma “positiva” los progresos en el marco de la OCDE en el tratamiento de los retos fiscales que surgen de la digitalización y acordado avanzar también en la hoja de ruta sobre erosión de bases imponibles y traslado de beneficios (BEPS), para garantizar una tributación mínima internacional. Asimismo, se comprometieron a redoblar esfuerzos para lograr una solución de consenso en ambos terrenos, con un informe final para 2020.

“Resulta prioritario abordar de manera conjunta los retos especiales que plantea la fiscalidad de los nuevos modelos de negocio de las plataformas digitales con el fin de asegurar la igualdad de condiciones de competencia en el mercado global así como una fiscalidad justa y equitativa”, planteó Calviño en su intervención.

Para los países del G20, la movilización de una financiación sostenible y el fortalecimiento de la inclusión financiera “son importantes para el crecimiento global”. En la reunión, defendieron “maximizar el impacto positivo” de las infraestructuras para lograr “un crecimiento y desarrollo sostenibles, preservando la sostenibilidad de las finanzas públicas, aumentando la eficiencia y teniendo en cuenta consideraciones ambientales y de género”.