El Eurogrupo alcanza un acuerdo para reforzar la Unión Bancaria

La creación de un presupuesto específico para la zona euro no logra registrar nuevos avances

10
El presidente del Eurogrupo se reúne con Tusk
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (d), da la bienvenida al presidente del Eurogrupo, Mário Centeno(i). / efe
Publicidad

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) lograron un acuerdo para reforzar la Unión Bancaria a través de un fondo de emergencia para atajar crisis bancarias y para fortalecer las competencias del fondo europeo de rescate, pero que aparca la creación de un presupuesto específico para la zona euro y del fondo único de garantía de depósitos.

“Lo conseguimos. Tras varios meses de intensas negociaciones y una reunión larga y dura hemos conseguido un plan amplio para reforzar el euro”, anunció el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, en una rueda de prensa posterior al debate sobre la reforma del euro, que se extendió durante 15 horas, desde las 17.00 horas de este lunes hasta poco antes de las 8.00 horas de este martes.

Los responsables de Economía de la eurozona pactaron, en concreto, tres documentos que Centeno trasladará esta tarde al presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, para que los jefes de Estado y de Gobierno los valoren en la cumbre que tiene lugar el jueves y el viernes de la semana próxima.

En concreto, el Eurogrupo ha acordado ampliar las competencias del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en el diseño, negociación y supervisión de rescates económicos y crear una red de seguridad (‘backstop’ por sus siglas en inglés) para la Unión Bancaria que actuará como solución de emergencia en situaciones de quiebras bancarias, con el objetivo de que no sea necesario utilizar dinero de los contribuyentes europeos para liquidar una entidad financiera.

También abordaron la posibilidad de crear un presupuesto específico para la eurozona, pero los ministros no han sido capaces de lograr un pacto sobre esta cuestión, principalmente porque un grupo liderado por Países Bajos se opone a que sirva para apoyar la estabilización de países con problemas económicos puntuales y limitan sus futuras funciones al impulso de la convergencia y la competitividad.

Tampoco consiguieron cerrar una hoja de ruta para iniciar los debates políticos sobre el fondo único de garantía de depósitos (EDIS), el tercer pilar de la Unión Bancaria, a pesar de que formaba parte de su mandato. A cambio, los socios del euro establecerán un grupo de alto nivel que continuará los trabajos técnicos con el objetivo de elaborar un informe en junio 2019.

El elemento más tangible de la reforma pactada es la creación del ‘cortafuegos’ para la Unión Bancaria, un mecanismo ya acordado sobre el que faltaban cerrar sus detalles. Será una solución de emergencia para situaciones en las que los recursos del Fondo Único de Resolución (FUR) no son suficientes para hacer frente a una quiebra bancaria.

Será una línea de crédito con un vencimiento inicial de tres años, ampliables a otros dos. Se podrá utilizar para cubrir los mismos usos que estipula el FUR, incluida una provisión de liquidez, y su tamaño estará alineado con el objetivo final de este fondo (55.000 millones de euros).