José Roselló, padre de Julen, conversa con dos agentes de la Guardia Civil a su llega a la casa donde están alojados.
José Roselló, padre de Julen, conversa con dos agentes de la Guardia Civil a su llega a la casa donde están alojados. / EFE
Publicidad

La perforación de la galería vertical paralela a la que se encuentra Julen, el niño de dos años que cayó hace más de una semana a un pozo de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de profundidad, sigue “en condiciones de trabajo extremas, con unos materiales de una dureza enorme”, según relató el delegado del Colegio de Ingenieros de Málaga, Ángel García Vidal.

García Vidal, coordinador del operativo técnico de rescate, precisó que durante toda la noche y el día de ayer se continuó con la perforación de ese pozo paralelo al de Julen, que, al cierre de esta edición ya había sobrepasado los 55 metros de los 60 previstos.

Así, aseguró que al llegarse a la cota 52 se decidió “y además es necesario” que la máquina “tuviera un mantenimiento y unos cambios de los mecanismos con los que trabaja”, aunque los trabajos se retomaron tras estos cambios.

Lucha con esfuerzo

Al respecto, explicó que “estamos en una cota tan profunda y con unas condiciones tan difíciles de trabajo que esta y otras máquinas de estas características tendrían las misma condiciones tras estar trabajando tantísimas horas y sobre todo con las condiciones de los materiales geológicos que nos estamos encontrando”.

“Seguimos luchando y trabajando con muchísimo esfuerzo y ánimo de todo el equipo de trabajo para alcanzar cuanto antes la cota que tenemos que alcanzar y poder continuar los siguientes trabajos del encamisado y de la galería”, manifestó el ingeniero.

Esas tareas de encamisado del pozo vertical llevarán seis horas más. Tras ello, a petición de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, llegada desde Asturias, la galería vertical por la que descenderán se rellenará con algo de tierra para asegurar así su descenso.

Desde ese momento, la duración de los trabajos vendrá determinada por los materiales que estos especialistas encuentren en su camino. No obstante, estiman que podrían ser unas 24 horas, ya que, manualmente, unirán la cavidad paralela con el lugar donde se estima que está el pequeño.

El delegado del Colegio de Ingenieros de Minas, Juan López Escobar, indicó que los expertos mineros “ya han previsto más de 50 entradas, en su mente ya han entrado y realizado esa galería simplemente para evaluar los riesgos”.

El trabajo de los mineros ya estará presente en los trabajos de entubados “para organizar que una ventana en el tubo se sitúe correctamente” y explicó que la galería se iniciaría “un poco ascendente para que el escombro que se vaya generando se pueda sacar con mayor facilidad”.

Estos ocho expertos en rescate minero participarán en estas labores en turnos de dos. Bajarán en la cápsula de rescate, y harán turnos de media hora siempre que las condiciones no requieran turnos de tiempo menor.