‘El Embarcadero’ pone encima de la mesa el debate sobre la infidelidad

La nueva serie de Movistar+ y de los creadores de la exitosa ‘La Casa de Papel’, plantea una historia amorosa a tres bandas con la que el espectador se cuestionará también su identidad

115
Publicidad

Movistar+ estrenó ayer ‘El Embarcadero’, la nueva serie de los mismos creadores de la exitosa ‘La Casa de Papel’, centrada en el triángulo amoroso formado por los actores Verónica Sánchez, Irene Arcos y Álvaro Morte.

Una ficción que nace de la colaboración entre la plataforma de pago con Vancouver Media y Atresmedia Studios y que, según apunta Morte, “pone sobre la mesa el debate” sobre la infidelidad y otros modelos de relaciones que van más allá del tradicional.

En su nueva serie, Morte, que ya coincidió con Alex Pina y Esther Martínez Lobato en ‘La Casa de Papel’, interpreta a Óscar, un hombre que es encontrado muerto en extrañas circunstancias en la Albufera valenciana.

Tras su repentino fallecimiento, su esposa Alejandra, interpretada por Verónica Sánchez, descubre que su marido mantuvo una vida secreta durante ocho años con otra mujer, Verónica, encarnada por Irene Arcos. El destino de ambas mujeres se entrelaza cuando Alejandra se ve inmersa en la búsqueda de la verdad que le ocultó Óscar.

“En el fondo Óscar es un buen tipo que no puede evitar enamorarse de dos personas a la vez”, asegura Morte, “y esto le lleva a vivir este huracán emocional que hace que su vida vire de esta forma tan extraña”. “Ha sido un viaje muy interesante de descubrimiento”, apunta el intérprete.

“Es un personaje bastante críptico”, señala el actor para añadir que a medida que la serie avance se irán “descubriendo todas sus facetas”. Morte, que vuelve a coincidir con el director Jesús G. Colmenar, explica que ha abordado la ambigüedad moral de Óscar “de la misma forma que con el profesor de ‘La Casa de Papel’, que supuestamente era el malo pero todos queríamos que ganara”.

“El personaje tiene un conflicto muy serio con lo que le está sucediendo. Es el primero que se condena”, afirma Morte. Además, dice que le “preocupaba demostrar que las quiere [a las dos mujeres] de una forma completamente equivalente, pero totalmente distinta”.

Morte confió a ciegas en el proyecto y lo aceptó “antes de saber cómo era” tras conocer quién estaba detrás de las cámaras. “Solo sabía que Alex Pina (creador) estaba detrás con Esther (Martínez Lobato) y que iba a estar el mismo equipo técnico que conformaba ‘La Casa de Papel’”. Después de subirse a bordo, le llegó el guión.

Mujeres reales

Su compañera de reparto, Irene Arcos, señala que ‘El Embarcadero’ “arriesga bastante porque lanza preguntas” al público. “Habla mucho de la identidad y el espectador puede plantearse cosas sobre quién es y su forma de vida”. “Es sanísimo poder plantearte temas como el de la infidelidad”, añade.

“En ningún momento es un dogma, ni se intenta educar. Lo más inteligente de ‘El Embarcadero’ es que el espectador va a ser capaz de empatizar con cada uno de sus personajes”, dice Arcos. “Lo interesante de la serie es que los personajes no reaccionan como se espera ya que una amante y una esposa deberían estar enfrentadas desde el minuto uno”, apunta, por su parte, Verónica Sánchez.

Estas dos intérpretes dan vida a “dos mujeres que a priori tienen que ser antagonistas y odiarse” por sus roles de esposa y de amante. “Dos mujeres tan contrarias encuentran un punto de unión y se van influyendo la una a la otra”, adelanta Sánchez.

En palabras de Arcos, ‘El Embarcadero’ “desarrolla a las mujeres como somos realmente”, sin la “competitividad instaurada entre nosotras por nuestra sociedad, que es asfixiante”.