Más de la mitad de consumidores que acceden a contenidos ilícitos no saben distinguir la legalidad de las plataformas.
Más de la mitad de consumidores que acceden a contenidos ilícitos no saben distinguir la legalidad de las plataformas. / E.P.
Publicidad

El número de los contenidos ilícitos a los que se accedió en España en 2018 fue de 4.348 millones, lo que representa una disminución del 3% respecto a 2017, si bien el Estado dejó de percibir 638 millones de euros por piratería sumando un acumulado desde 2012 de 3.985 millones de euros, según el Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales, elaborado por la consultora independiente GfK.

“Los datos que se arrojan son positivos porque muestran una reducción de piratería en España y, desde luego, lo que más nos gusta es que esto es testimonio de que el trabajo en conjunto redunda en un beneficio para la sociedad”, señaló la directora general de Industrias Culturales del Ministerio de Cultura, Adriana Moscoso, quien reivindicó que “cuando hay piratería se afecta y perjudica la creación y el desarrollo del ecosistema de las empresas culturales y creativas”.

Valor monetario

De esta manera, la disminución acumulada en consumo de contenidos ilícitos es del 12% respecto a 2015. El valor de dichos contenidos es de 23.918 millones de euros y el perjuicio para el sector alcanzó los 1.923 millones, mientras que se podrían haber creado 131.262 puestos de trabajo directos e indirectos.

El estudio ha incorporado por quinto año consecutivo datos acerca de la incidencia de la piratería en las series de televisión y en las retransmisiones de partidos de fútbol además de las fuentes de ingresos de las páginas web que ofrecen los contenidos pirateados.

Al respecto, la directora de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, Carlota Navarrete, mostró su preocupación por el aumento de piratería de prensa y partituras musicales, lo que ha hecho que se añada y segmente por primera vez al informe.

Así, los porcentajes de individuos que realizan accesos ilícitos según tipo de contenido están ‘liderados’ por las películas (32%), seguido de la música (29%), videojuegos (12%), libros (24%), series (29%), fútbol (11%), prensa (10%) y partituras (2%).

En cuanto a los 1.923 millones de euros de lucro cesante causado por la piratería, se desglosan en el sector de la música (con 536 millones de euros), las películas (471 millones de euros), las series (167 millones de euros), los libros 215 (millones de euros), los videojuegos (265 millones de euros), el fútbol (269 millones de euros), la prensa (247 millones) y partituras (18 millones de euros).

Vías de acceso

Más de la mitad de los consumidores que acceden a contenidos ilegales dicen “no saber distinguir entre las plataformas legales y las que no lo son”. Además, entre los motivos expuestos para esta actividad ilícita destacan la “rapidez y sencillez de acceso” y la “ausencia de consecuencias legales”, los dos argumentos que más han crecido porcentualmente en el último año.

Respecto a la forma de acceso se ha reducido considerablemente el peso de los buscadores como vía de acceso a los contenidos ilegales, que ha descendido hasta el 60% desde el 79% registrado en 2017. Por el contrario ha crecido significativamente el uso de las aplicaciones para tabletas y teléfonos inteligentes y se ha doblado el uso de redes sociales.

“El problema persistente es que las webs tienen una estructura similar a las webs lícitas, incluso en calidad, por lo que a los internautas se les hace difícil diferenciarlas, y a pesar de que disminuye el acceso a contenidos a través de buscadores, aumenta en aplicaciones para tabletas y ‘smartphones’ así como en redes sociales, especialmente en Whatsapp”, subrayó el director de la Unidad de Negocio de GfK, Iñigo Palau.

Las fuentes de ingresos de estos sitios son variadas, destacando especialmente que más de dos tercios de los consumidores tuvo que registrarse como usuario, cediendo datos de carácter personal que los piratas recopilan de modo fraudulento.