Valoración de los principales líderes
Detalle de la infografía de la Agencia EFE "Valoración de los principales líderes"
Publicidad

El Barómetro de Opinión realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) el pasado mes de noviembre, casi un mes antes de las andaluzas, vuelve a situar al PSOE en primer lugar, con una intención de voto del 31,2% y una ventaja de 12,1 puntos sobre el PP, que vuelve a la segunda plaza a costa de Ciudadanos, que baja casi tres puntos.

Así, tras el 31,2% del PSOE, figuran el PP con un 19,1%, Ciudadanos con el 18,2% y la alianza de Unidos Podemos y sus confluencias que suben hasta el 18%.

La encuesta se basa en 2.974 entrevistas realizadas en los once primeros días de noviembre en 292 municipios de 49 provincias. Recoge, por tanto, los ecos de polémicas como las grabaciones del comisario José Manuel Villarejo a la exsecretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que acabó por renunciar, o los incidentes en el acto de Alsasua (Navarra) que compartieron Ciudadanos, PP y Vox, pero el trabajo de campo terminó tres semanas antes de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre.

Empate técnico

Este mismo escenario del PSOE destacado en cabeza con el PP, Ciudadanos y Unidos Podemos apenas separados por un punto, lo que se considera empate técnico, se da en la intención de directa de voto, cuando al encuestado se le pregunta a qué partido votarían si mañana fueran las elecciones: así, el PSOE cuenta ya con un voto decidido del 19,4%, mientras que el PP tiene un 11,5%, Ciudadanos un 11,4% y Unidos Podemos un 11%.

Eso sí, ante esa pregunta hay un 21,5% que no sabe aún a quién votar o no contesta, más un 11,4% que piensa en abstenerse. De ahí que el CIS les pregunte sus simpatías, lo que da otra suma, de nuevo con el PSOE en cabeza con un 22,8% frente al 14% del PP, el 13,3% de Ciudadanos y el 13,1% de Unidos Podemos y sus confluencias.

El 31,2% que el CIS acaba adjudicando al PSOE supone apenas cuatro décimas por debajo de su dato de octubre, que ya marcó un récord desde los tiempos del bipartidismo. Está también muy por encima del 22,6% de las generales de 2016.

En cuanto a las inqietudes sociales, la clase política se ha colocado por primera vez como segundo problema nacional desbancando a la corrupción a la tercera plaza de una lista que continúa liderada por el paro.

En concreto, el sondeo vuelve a situar al desempleo como primera inquietud de los encuestados, con un 58,5% de menciones y continuando la senda descendente de los últimos meses. Su porcentaje ha caído 10 puntos desde el pasado mes de enero.

Pero, al contrario de que lo que venía ocurriendo en los últimos años, el segundo problema ya no es la corrupción, sino la clase política, que se anota un 31,3%, su marca más alta desde marzo de 2013, cuando logró un 31,4%.

En la mayoría de los barómetros de 2017, los políticos estuvieron anclados a la cuarta plaza de las preocupaciones nacionales.