José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, durante la declaración ante el juez en Santiago de Compostela.
José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, durante la declaración ante el juez en Santiago de Compostela. / efe
Publicidad

José Enrique Abuín Gey, el Chicle, negó ayer que hubiese intentando raptar a una joven en Boiro (La Coruña) la noche del 25 de diciembre de 2017 y contó que únicamente intentó robarle el teléfono móvil. “Cuando me dirigí al coche andando, me encontré con esta chica de frente y como necesitaba dinero le pedí el móvil, solo eso; no me quiso dar el móvil, forcejeamos y no recuerdo nada más”, señaló en la primera sesión del juicio por este caso, que se celebra en Santiago de Compostela, y que comenzó con una hora de retraso sobre la hora prevista.

A preguntas del Ministerio Fiscal, Abuín Gey rechazó que intentase meter a la víctima en su coche, puesto que, según su versión, aquel día 25 de diciembre en el que salió de casa para robar gasóleo —al igual que la jornada en la que supuestamente asesinó a la joven Diana Quer— ni siquiera llegó a abrir el maletero del vehículo ya que el acusado “estaba a cinco metros del coche, igual más”.

Movilidad reducida

Asimismo, el Chicle sostuvo que no pudo intentar introducirla en el maletero puesto que casi no podía levantar el brazo derecho por encima del hombro, dado que está operado desde hace años y tiene la movilidad reducida.

Lo único que dijo recordar fue que intentó quitarle el móvil “con la mano izquierda”.

Por otro lado, el padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, se emocionó ayer tras asistir al juicio contra el sospechoso de la muerte de su hija, José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle, a apenas unos asientos de distancia y, una vez finalizada esta sesión, confesó: “Miro al cielo”.

Visiblemente afectado salió el empresario de la sección sexta de la Audiencia Provincial de La Coruña, con sede en Santiago de Compostela, tras escuchar el audio grabado en el momento en el que presuntamente el procesado habría intentado secuestrar a una joven en Boiro (A Coruña) el 25 de diciembre de 2017, acto por el que se le juzgó en la jornada de ayer.

“Miro al cielo”, remarcó, al ser preguntado por si esa grabación le recordaba a la situación que habría vivido su hija cuando desapareció el 22 de agosto del pasado año 2016.