El BCE mantiene los tipos en el 0%, donde seguirán hasta 2020

El banco central seguirá cobrando el 0,4 % por los fondos que la banca deje en depósito

19
El presidente del BCE, Mario Draghi, en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. / efe
Publicidad

El Banco Central Europeo (BCE) decidió ayer mantener los tipos de interés que cobra a los bancos por el exceso de sus reservas a un día en el 0,4 % (facilidad marginal de depósito), donde seguirán hasta finales de 2019.

Tras la reunión de su Consejo de Gobierno, el BCE informó de que seguirá prestando a los bancos al 0 % en las operaciones semanales de refinanciación y prestando a un día al 0,25 % (facilidad marginal de crédito).

Después de haber pospuesto en marzo la primera subida desde 2011 por el debilitamiento económico, el BCE no ha tomado ayer nuevas decisiones de política monetaria, como esperaban mercados y analistas.

El BCE reitera su orientación sobre los movimientos de las tasas de interés y afirmó que espera “se mantengan en los niveles actuales al menos hasta el final de 2019”, como dijo en marzo.

También confirma que va a seguir reinvirtiendo el principal de los bonos adquiridos en el programa de compras de activos que vayan venciendo “durante un período prolongado tras la fecha en la que comience a subir los tipos de interés oficiales”.

El BCE insiste en que reinvertirá el principal de los bonos “durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un amplio grado de acomodación monetaria”.

El presidente del BCE comentará estas decisiones en una conferencia de prensa que dará comienzo a las 12.30 horas GMT. El BCE decidió en marzo inyectar más liquidez a largo plazo a partir de septiembre para garantizar que las condiciones financieras son favorables.

Draghi dijo a finales de marzo en una conferencia que el BCE estudia medidas para paliar los efectos colaterales de los tipos de interés negativos en la rentabilidad de los bancos.

La institución europea podría eximir a determinadas cantidades de las reservas de los bancos del pago de ciertos intereses como se hace en países como Japón y Suiza.