La inversión tecnológica es imprescindible para la supervivencia de los empresarios en la era digital. / europa press
Publicidad

La confianza de los consejeros delegados (CEO) de las principales empresas en todo el mundo descendió del 67% al 62% respecto a hace un año. A pesar de esta incertidumbre, hasta un 44% de los altos ejecutivos españoles prevé aumentar su plantilla entre un 6% y un 10% en los próximos tres años.

Así lo concluye la quinta edición del informe Global ‘CEO Outlook’, realizado por KPMG a raíz de 1.300 entrevistas —50 de ellas a ejecutivos españoles—, que refleja una previsión de aumento de la facturación de hasta el 2% en los próximos tres años para el 58 por ciento de los CEO españoles.

De hecho, el nivel de confianza de los españoles se posiciona ligeramente por encima de sus homólogos internacionales, en el 64%, de forma paralela a un pronóstico de mayores incrementos de la plantilla y de la facturación.

Según explicó el presidente de KPMG España, Hilario Albarracín, los máximos ejecutivos “están reprogramando sus compañías para hacer frente al cambio constante y crear organizaciones más ágiles y resilientes en el futuro”.

En este escenario, la inversión en tecnología “es condición ‘sine qua non’ para sobrevivir en la era digital, ya que permite transformar los modelos de negocio tradicionales, gestionar los riesgos de forma más efectiva y anticiparse a las necesidades y demandas de los clientes”, señaló Albarracín.

No obstante, los riesgos sobre el avance de la economía siguen inquietando a los empresarios españoles. Los cinco que más les preocupan son los operacionales, los derivados de las tecnologías disruptivas, los climáticos, el proteccionismo y la ciberseguridad.

A su vez, los consejeros delegados siguen centrados en incrementar el volumen de su negocio a través de fusiones y adquisiciones, una forma considerada más rápida que con crecimiento orgánico. En este sentido, un 86 por ciento de los CEO tienen este asunto en su agenda propia.

Por su parte, la Inteligencia Artificial todavía no ha llegado a implementarse en la mayoría de empresas. Solo un 4 por ciento dice haber desarrollado programas de IA y automatización al negocio, un 36% dice seguir en la fase piloto y un 60% lo está llevando a cabo pero de manera limitada.

Ciberseguridad

Respecto a la ciberseguridad, el porcentaje de empresas que afirman estar preparadas para un ataque ha subido del 44% de la última edición del estudio al 64% actual. Además, para el 64% de ellos la ciberseguridad es “una función estratégica y un factor de ventaja competitiva”.

La agilidad y rapidez de adaptación a los cambio también es “fundamental” para el 66% de los ejecutivos, ya que consideran que quien sea demasiado lento “será irrelevante y desaparecerá”, según señaló Hilario Albarracín.