El Tribunal Supremo ordenó la repetición de la vista oral por contradicciones.
El Tribunal Supremo ordenó la repetición de la vista oral por contradicciones. / EFE
Publicidad

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra confirmó la condena a dos años de prisión por homicidio por imprudencia en concurso con un delito de lesiones dolosas al vecino de la parroquia de Guillán, en Vilagarcía, que mató a su hermano de un disparo de escopeta en septiembre de 2012.

Según la sentencia, el tribunal aplicó las atenuantes de dilaciones extraordinarias, confesión y reparación del daño, ya que el imputado está abonando las indemnizaciones.
La sentencia fue dictada tras el acuerdo alcanzado entre las acusaciones y la defensa el pasado mes de septiembre, lo que evitó la repetición del juicio con jurado. El acusado también se mostró conforme con abonar una indemnización de 180.000 euros a la viuda de la víctima y de 18.000 a cada una de sus dos hijas.

La Audiencia indicó en el fallo que la relación entre el acusado y la víctima era “mala desde hacía tiempo” y que el día de los hechos estaban discutiendo. Durante la disputa, el condenado, “sintiéndose atacado por la víctima y en la creencia de que obraba en defensa de su propia integridad”, le disparó.

Los magistrados subrayan que el condenado carecía de intención “de causarle la muerte, aun sabiendo que podría herirlo”. El tiro alcanzó a su hermano en la pierna izquierda, en la arteria femoral, y provocó su fallecimiento por la pérdida de sangre.

El acusado fue juzgado en 2014, pero el Tribunal Supremo ordenó la repetición de la vista oral al apreciar contradicciones en el veredicto del jurado popular. En aquella ocasión también fue declarado culpable de un delito de homicidio por imprudencia.

El abogado de la defensa, Faustino Seoane, declaró tras la vista en septiembre que con este acuerdo se cerraba “un capítulo que ha sido muy doloroso para todas las familias”, un pacto en el que “se lleva trabajando bastante intensamente durante los últimos tiempos, incluso con conocimiento de la Fiscalía”.

Dada la pena, se prevé que el hombre, que ya estuvo más de dos años en prisión preventiva por estos hechos, no entre en la cárcel.

Discusión

Los hechos se remontan a septiembre de 2012, cuando el acusado estaba manteniendo una discusión con su hermano en una finca anexa a los domicilios de ambos, en la localidad de Vilagarcía de Arousa.

En el transcurso de la discusión, el condenado roció la cara de su hermano con un spray de defensa, causándole irritación en los ojos, por lo que éste tuvo que ir a su casa a lavarse la cara. En ese momento, el acusado aprovechó para ir también a su domicilio y hacerse con una escopeta.

Cuando el hermano regresó al lugar y se encaró con él, el condenado le disparó con el arma, a poca distancia, en una de sus piernas, y le desgarró la arteria femoral, por lo que la víctima falleció desangrada en pocos minutos, debido a un shock hipovolémico. El acusado llamó a la Policía Nacional en el momento y confesó lo que había hecho.