El director del Thyssen analiza la “naturaleza delicada” de los museos

Guillermo Solana asegura que la colección de la baronesa se quedará en la pinacoteca

31
42 01
El director del Thyssen, Guillermo Solana, en una de las salas del Museo Thyssen-Bornemisza. / europa press
Publicidad

El Museo Nacional Thyssen-Bornemisza arrancará próximamente un nuevo curso en el que, a sus exposiciones en torno a la figura de Vasarely y Monet/Boudin, se sumarán sendos recorridos sobre el artista alemán Max Beckmann, el maestro Balthus o el modisto Balenciaga y su relación con la tradición de la pintura española, con los que pretende cubrir su planteamiento cultural, tanto en los terrenos más populares como en los más desconocidos de la pintura.

“Los museos hacemos los esfuerzos que podemos para no ser una carga en los Presupuestos Generales del Estado”, ha afirmado el director del Thyssen, Guillermo Solana, durante una entrevista, en la que aseveró que el museo necesita “comprensión en sus necesidades presupeustarias”, a pesar de su lucha por se “lo más autosuficiente” que puede, con una tasa del 75 por ciento que, en su opinión, “tiene límites”.

“No se puede esperar que los museos lleguen a ser completamente autosuficientes o incluso lucrativos”, afirmó Solana, quien lamenta la ausencia en España de “conciencia de apoyo privado” a las instituciones culturales, motivo por el que desde el museo que dirige trasladará al actual Ejecutivo sensibilidad sobre la “naturaleza delicada” de los museos, a los que “no se puede presionar para que consigan más fondos”.

No obstante, Solana está convencido de que con José Guirao al frente del Ministerio de Cultura y Deporte, procedente del mundo del arte, no será necesario pedir comprensión acerca de la “independencia” y la “holgura” que requiere un museo, sin depender del “éxito comercial a cada minuto”. “Eso supone un gran riesgo y sabemos que el público masivo es sensible solo a unas pocas cosas que conoce y hay muchas que ignora que es nuestra obligación mostrar, pero que no son rentables ni comerciales”, reconoció.

En este sentido, y preguntado por las críticas del director del Museo del Prado, Miguel Falomir, sobre la falta de financiación a la pinacoteca, Solana lamentó que a veces se “saca pecho” acerca de lo mucho que se autofinancia el Prado, cuando es a su juicio “la expresión de un cierto abandono a sus propios recursos” y se le ha “obligado a ganarse la vida”. Por ello, pide “respaldo, apoyo y financiación” para el Prado, que en su opinión es “lo mejor que tiene la cultura visual española”.

Preguntado por el perfil de Guirao, a quien conoce como “colega profesional” desde mediados de los años 90, Solana ha subrayado que el ministro es un “gestor muy acreditado y veterano” que como director del Reina Sofía estaba “muy a pie de obra”. “Por primera vez en mucho tiempo hay alguien en el Ministerio que viene del mundo de los museos”, ha celebrado el director del Thyssen, quien apuntó que en la agenda política, en la que destacan temas como el audiovisual, los derechos de autor o la industria editorial, no aparecen los museos, que “tras la crisis necesitan apoyo económico”.

COLECCIÓN DE LA BARONESA

En cuanto a la negociación de la colección de la baronesa Thyssen, Solana señaló que hay una prórroga hasta diciembre y él tiene la “absoluta confianza” de que se va a quedar en el museo, ya que le consta su “voluntad” y también la del Gobierno.

En este sentido, señalóque existen “muchos elementos de sintonía” entre la baronesa y la vicepresidenta, Carmen Calvo, que, aunque no garantiza ningún acuerdo, sí “lo facilita”.

Solana, a quien precisamente Calvo nombró en 2005 director del museo cuando era ministra de Cultura, señaló que la actual vicepresidenta y la baronesa han mantenido una “relación de amistad” y comparten aspectos como su militancia por la defensa de los animales.

Solana destacó que mientras no haya una perspectiva a “10 o 15 años” de estabilidad no es posible plantear cambios como la instalación de ambas colecciones juntas: la del museo y la de Carmen Cervera, lo que haría posible ver juntas las obras de los expresionistas y los impresionistas y, de esta forma, cambiar “definitivamente la imagen del museo”. “No sería necesaria la cesión, podría ser un nuevo acuerdo de depósito pero a plazo más largo”, agregó.

Preguntado por la naturaleza fiscal de las obras de Carmen Cervera y su vinculación a paraísos fiscales, Solana defendió que “las obras de la baronesa tienen un estatuto absolutamente legal” y están importadas “con medios absolutamente legales, ajustándose rigurosamente a la legislación actual”.

Compartir