Los Mossos d‘Esquadra trasladan a uno de los detenidos en el distrito de el Clot de Barcelona.
GRAFCAT2323. MADRID, 15/01/2019.- Los Mossos d,Esquadra trasladan a uno de los detenidos en el distrito de el Clot de Barcelona, tras efectuar desde primera hora de la mañana una operación antiterrorista contra una célula yihadista Los Mossos d‘Esquadra trasladan a uno de los detenidos en el distrito de el Clot de Barcelona. / efe
Publicidad

La operación contra el yihadismo desplegada ayer por los Mossos d‘Esquadra en Barcelona e Igualada (Barcelona) se saldó con 17 detenidos de entre 23 y 44 años, aunque sigue abierta desde primera hora de ayer. Cinco de los arrestados estaban en “avanzado estado de radicalización y tenían la convicción y el propósito de atentar”, explicó el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, en una declaración institucional junto al director general de Mossos, Andreu Joan Martínez; el comisario jefe de la Comisaría General de Información, Manel Castellví, y el inspector portavoz del cuerpo, Albert Oliva.

Buch detalló que la investigación del llamado ‘caso Alexandría’ ha durado casi un año y medio, y que, con los otros 12 detenidos, los presuntos terroristas “formaban parte de una organización criminal que había hecho del delito su ‘modus’ de vida” a través de robos y hurtos.

Ataques

Asimismo, destacó que si bien los detenidos tenían intención de cometer un atentado, “el trabajo de análisis e investigación de los Mossos d‘Esquadra han hecho que en ningún momento” hayan tenido capacidad de llevar a cabo ningún ataque.

Castellví añadió que el primer grupo de cinco detenidos son mayoritariamente originarios de Algeria, pero que uno de ellos es de Libia y otro de Irak, y que están arrestados por presuntos delitos de terrorismo, organización criminal y de carácter patrimonial.

Entre el resto de 12 detenidos, también hay sospechosos de nacionalidad marroquí y egipcia, e informó de que los miembros del grupo estuvieron “estrictamente controlados” desde mayo de 2017.

Asimismo, remarcó que “en ningún momento han tenido capacidad de poder atentar” gracias a la investigación, que ayer ha implicado la operación con los arrestos y seis entradas y registros en domicilios de Barcelona e Igualada, bajo tutela del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional.

El grupo presuntamente se dedicaba a delitos contra el patrimonio de manera principal, aunque “alguno” de los detenidos también incurrió en supuesta falsedad documental y tráfico de estupefacientes.

Asimismo, especificó que el “control exhaustivo” del grupo ha permitido acreditar hasta 369 presuntos delitos contra el patrimonio —principalmente hurtos— en el centro de Barcelona.