Díaz niega haber sufrido un chantaje para la renuncia de Chaves y Griñán

La presidenta de la Junta insiste en que el PSOE andaluz no ha negociado la salida de ambos.

0

La presidenta de la Junta andaluza en funciones y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, negó ayer haber sufrido “un chantaje” por parte de Podemos y Ciudadanos (C’s) en el marco de las negociaciones para su investidura que ha llevado a que los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, imputados en el caso de los ERE, hayan anunciado que abandonarán la vida política. Insistió asimismo en que se trata de una “decisión personal” de ambos y que, en ningún caso, ha “negociado” su salida.

En una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, Díaz se pronunció así después de que Chaves denunciara que Podemos y C’s están haciendo “chantaje” al “utilizar” su nombre y el del Griñán en las negociaciones para la investidura de Díaz.

Sobre este asunto, también se pronunció el expresidente del Gobierno Felipe González, quien aseguró el pasado martes que nunca habría aceptado la dimisión de Chaves y Griñán como condición para “dialogar” la investidura de Susana Díaz.

Preguntada sobre si se siente “amonestada” por las palabras de González, la dirigente socialista dijo que estas palabras ni le gustan ni le dejan de gustar y que no siempre tiene que coincidir con los planteamientos del expresidente, una persona a la que tiene “cariño, respeto y una admiración tremenda”.

En este punto, quiso dejar claro que fue una decisión personal de Chaves y Griñán la de abandonar la vida política. “Nunca el PSOE ha negociado sobre este tema”, subrayó Susana Díaz, quien aseguró que nunca habría admitido “presiones ni chantajes, líneas rojas ni verdes” y que siempre ha manifestado que su única vara de medir sería la decisión de los tribunales en este caso.

Sobre si la decisión de Chaves y Griñán pudo estar “inducida”, Díaz dijo que esa no es la información que tiene ella y que solo puede hablar de lo que estas dos personas le han trasladado personalmente. En el caso de Chaves, dijo que le costó presentarse a las últimas elecciones y que lo hizo porque se lo pidió el exsecretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba en este sentido.

Según apuntó, hace un año que Chaves le dijo que pensaba no volver a concurrir a unas elecciones, mientras que en el caso de Griñán, éste le envió una carta con su decisión después de prestar declaración por el caso de los ERE ante el Tribunal Supremo. Posteriormente, la llamó y se lo comunicó personalmente. “Ambos han medido sus tiempos”, indicó la presidenta de Andalucía

Tras apuntar que la situación que están viviendo ambos expresidentes tiene que ser “dura”, dijo que cree en todo momento los motivos que Chaves y Griñán le han trasladado, entre ellos los familiares. Defendió así la “honradez” de ambos e insistió en que se trataría de dos personas que se han dedicado “con mucha honestidad” al servicio público.

En relación al caso de los ERE, la presidenta aseguró “que fallaron algunos controles”.