La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, durante la rueda de prensa ante los medios de comunicación.
La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, durante la rueda de prensa ante los medios de comunicación. / efe
Publicidad

La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, confirmó ayer que liderará una oposición “responsable, constructiva y útil” en el Parlamento andaluz y expresó su disposición a presentarse a las próximas elecciones autonómicas para volver a recuperar el Gobierno de la comunidad. En rueda de prensa en la sede regional del PSOE-A, Susana Díaz indicó que de hecho los socialistas andaluces están ya preparados para afrontar las elecciones autonómicas cuando sean, sobre todo, después de haber oído al presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, o a un dirigente de la “extrema derecha” de Vox hablar de elecciones “inminentes”.

En cuanto al futuro Gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos (Cs), presidido por Juanma Moreno, y que cuenta con el apoyo de Vox, Susana Díaz manifestó que nace como un “pato cojo” y marcado por la “inestabilidad”, con “desconfianza” entre los propios partidos que conforman ese “tridente” de la derecha y extrema derecha.

Ayer Susana Díaz manifestó que ella ha trasladado al secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con quien habló por última vez para felicitarse las fiestas navideñas, su intención de liderar la oposición en Andalucía y que en él ha encontrado “apoyo y cariño”.

Pronunciamientos

Preguntada sobre algunos pronunciamientos que se han hecho desde Ferraz en relación con el futuro del PSOE-A, Susana Díaz, que aseguró que no será senadora en representación de la comunidad autónoma, quiso dejar claro que no existe ninguna “discrepancia en materia orgánica” ni con Pedro Sánchez ni con el resto de la dirección federal, sobre todo, porque todos los socialistas andaluces están al lado de esa dirección federal.

En cambio, no descartó que en algún momento pueda haber alguna “discrepancia política” ante asuntos en los que ella tenga que salir en defensa de Andalucía: “Yo siempre pondré la defensa de Andalucía por delante de la defensa de los intereses de nuestro partido”.

Díaz se mostró convencida de que las próximas elecciones municipales de mayo van a ir “muy bien” para el PSOE en España y Andalucía, porque la gente ya le ha visto el “plumero a la derecha”, y auguró una importante movilización de la izquierda.

En cuanto al futuro Gobierno de coalición PP-Cs, Susana Díaz mostró su preocupación por el hecho de que las decisiones se hayan tomado en despachos de Madrid, por parte de representantes de esos partidos y de Vox ajenos a esta tierra. Asimismo, confió en que “no se gobierne Andalucía desde Madrid” una vez que el nuevo Ejecutivo empiece a andar. Un nuevo Gobierno que, según la presidenta en funciones, viene marcado por la “inestabilidad” política y por la desconfianza entre los propios partidos que han llegado a acuerdos, en clara referencia al hecho de que Cs diga que no le vincula el pacto del PP con Vox.