Imagen del arresto de los miembros de la mafia rusa por un agente de la Polícia Nacional.
Imagen del arresto de los miembros de la mafia rusa por un agente de la Polícia Nacional. / EFE
Publicidad

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Marbella (Málaga) a tres Vor v Zakone (‘ladrón en ley’) en un nuevo golpe al crimen organizado. Los arrestados pretendían reestructurar la organización desmantelada el pasado mes de junio cuando fueron detenidas 129 personas, entre ellas siete ‘ladrones en ley’ —líderes de mafias rusas—, en la denominada operación ‘Kus’.

Fueron detenidos cuando mantenían una reunión para, presuntamente, concretar el asesinato de un importante miembro de un clan rival y demostrar la fortaleza de la organización en Europa. Uno de ellos está considerado por los investigadores como el número tres a nivel mundial de la mafia rusa. Todos ellos ingresaron en prisión como presuntos autores de tentativa de homicidio, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

La investigación, según informó la Policía Nacional en un comunicado, comenzó el pasado mes de julio. Agentes especializados en la lucha contra el crimen organizado detectaron en Marbella la presencia de varias personas vinculadas a uno de los Vor v Zakone más importantes de Europa. Los agentes conocían a esta persona ya que se trataba de uno de los máximos responsables que, desde Lituania, dirigía la organización desmantelada el pasado mes de junio.

Desde allí daba órdenes a los distintos clanes e incluso ejercía de juez ante las disputas que surgían por el control y reparto de las modalidades delictivas y del territorio, sostuvieron. Era tal su poder que los agentes constataron que, tras el intento de asesinato de un ‘ladrón de ley’ en Valencia abortado por la Policía Nacional con la detención del sicario, ordenó a los líderes en España desplazarse hasta Lituania para resolver los problemas entre los clanes. Así consiguió evitar una guerra entre ellos y no levantar sospechas ante los investigadores de crimen organizado.

Los policías siguieron sus pasos por Marbella y detectaron que se rodeaba de un gran grupo de personas que le acompañaban siempre. Cada uno ejercía un rol distinto ya que existía personal encargado de proporcionar seguridad y contra vigilancias en las reuniones, hasta sujetos dedicados a obtener la infraestructura necesaria para los criminales.

FuenteEuropa Press
Compartir