Imagen de archivo de una de las manifestaciones de este año 2018 contra la violencia machista.
Imagen de archivo de una de las manifestaciones de este año 2018 contra la violencia machista. / EFE
Publicidad

La Policía Local de la provincia de A Coruña comunicó ayer que realizó cuatro detenciones entre el 11 de julio y el 14 de julio, dos de ellas por violencia machista y otras dos por malos tratos.

Según informó la Policía, los hechos de una de las detenciones por supuesta violencia machista se produjeron durante la madrugada del 14 de julio en el barrio de O Ventorrillo, cuando la central operativa del 092 recibió una llamada de una mujer en la que indicaba que estaba siendo agredida por su pareja.

La mujer declaró a los agentes que comenzó una discusión por “motivos intrascendentes” con su pareja, quien momentos después comenzó a golpearla y patearla, a la vez que la amenazaba de muerte. La víctima se defendió con un taburete que interpuso entre ella y el agresor, y consiguió echarlo de la vivienda.

La mujer, de 42 años, que presentaba marcas de golpes en el pómulo y la frente, así como arañazos en el cuello, fue trasladada a un centro sanitario.

Asimismo, se dio aviso de la descripción del agresor a las otras patrullas policiales, que localizaron al agresor más tarde por las inmediaciones de la zona en la que se produjo el suceso. El hombre, de 36 años, fue detenido por un supuesto delito de violencia de género y ha quedado a disposición judicial.

Detenciones

Otra de las detenciones efectuadas por la Policía Local por violencia machista se produjo el 12 de julio en la zona de Os Mallos, donde una pareja discutía en la vía pública. Según una testigo, que interfirió y llevó a la mujer al interior del establecimiento, en el momento en que se acercó a la pareja, el hombre hacía aspavientos muy violentos y le estaba insultando a la mujer.

Según las declaraciones de la chica, tras una discusión por teléfono con su suegra, su novio le llamó y profirió amenazas e insultos. Por otro lado, los agentes se pusieron en contacto con el varón, de 35 años y vecino de Ferrol, quien afirmó que se bajó del coche al ver a su pareja por la calle, para increparle al igual que había hecho por teléfono.

Compartir