Detenido el fugitivo más buscado de Polonia por escuchas ilegales

El sospechoso es un multimillonario que realizó escuchas para obtener información ilegal en un restaurante • El hombre amenazó con tirarse de un noveno piso al ser arrestado

64
El fugitivo polaco residía discretamente en un piso de lujo de Cullera en compañía de su pareja.
El fugitivo polaco residía discretamente en un piso de lujo de Cullera en compañía de su pareja. / efe
Publicidad

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Cullera (Valencia) al “hombre más buscado por las autoridades polacas”, un multimillonario que fue condenado por realizar escuchas ilegales en las zonas VIP de un restaurante de Varsovia para obtener información confidencial. El sospechoso amenazó con saltar al vacío desde la novena planta del piso donde se encontraba cuando iba a ser arrestado.

La investigación se enmarca en la llamada operación ‘Record’, que comenzó el pasado día 1 de abril, cuando las autoridades polacas emitieron una Orden Europea de Detención por delitos contra el orden público y la seguridad del Estado. Los agentes emprendieron las pesquisas para localizar al mismo en estrecha colaboración con la Policía polaca, según informaron las fuerzas de seguridad.

La televisión pública polaca, TVP, se hizo ayer eco de la detención e identificó al arrestado como Marek Falenta. Asimismo, la policía polaca, en un tuit en su cuenta oficial, agradeció el “sólido trabajo” y la “muy buena cooperación internacional” llevada a cabo en el operativo.

escuchas ilegales

Se trata de un multimillonario polaco que comenzó su carrera profesional con 22 años y se convirtió en un especialista en inversión. Es propietario de numerosos inmuebles en Polonia y en 2013 ocupó el número 67 en la lista de Wprost (Top100 fortunas polacas). Durante 2013 y 2014 realizó escuchas y grabaciones ilegales en las zonas VIP de un restaurante en Varsovia con el fin de obtener información confidencial, hecho por el que fue juzgado y condenado. Huyó entonces para evitar la cárcel, detalló la Policía Nacional.

Los investigadores consiguieron hallar el rastro del fugitivo en la provincia de Valencia. Un dispositivo formado por policías españoles y polacos permitió localizarlo en un piso de lujo en Cullera, donde residía discretamente en compañía de su pareja.

Cuando los policías se personaron en la vivienda, la pareja del fugitivo pidió a los agentes que entrasen urgentemente en la casa, ya que el sospechoso, al percatarse de la presencia policial, amenazaba con saltar al vacío desde el balcón de la novena planta.

Los policías trataron de calmarle y activaron el protocolo del negociador. Finalmente, lograron convencerle para que depusiera su actitud y lo detuvieron sin más incidentes.